Tres momentos con el Papa

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol      Del 3 al 8  de marzo tuve la alegría de estar en Roma haciendo la visita ad limina apostolorum  junto a los obispos de Cataluña. Han sido días de mucha oración, de tres encuentros con el papa Francisco y de poder compartir estos días brevemente con 83 obispos de la Conferencia Episcopal Española.

En la primera ocasión de estar con él, el Papa nos dijo que quería una Iglesia en verdadero estado de misión permanente, volcada con los más alejados de la fe y particularmente preocupada por los pobres y por los niños. Nos animó, como obispos, a evangelizar con el ejemplo y en apoyarnos en los sacerdotes, escuchándolos, ya que ellos cuentan con la experiencia del estrecho contacto con los fieles, con sus necesidades y desvelos cotidianos. También citó a los religiosos, de quienes destacó su entrega misionera y apostólica en numerosos campos. Y finalmente señaló a los laicos que, en el seno de la familia y de la sociedad, deben llevar adelante el testimonio y participar en la misión de la Iglesia.

El segundo momento con el Santo Padre ha sido el Miércoles de Ceniza, que recibimos junto a él. En su homilía nos dijo que la conversión del corazón es la característica de este tiempo de gracia, que no se reduce a formas exteriores o a propósitos vagos, sino que transforma toda la existencia a partir del centro de la persona, de la conciencia. Hay que abrirse a Dios y a los hermanos. La Cuaresma nos llama a «despertarnos», a recordarnos que somos criaturas, simplemente, que no somos Dios. «Cuando yo miro el pequeño ambiente cotidiano –decía el Papa- y veo una lucha de poder por espacios pienso: esta gente juega a Dios creador, y aún no se han dado cuenta que no son Dios».

Añadió al respecto: cuando las dificultades y los sufrimientos de nuestros hermanos nos interpelan, solamente entonces podemos iniciar nuestro camino de conversión hacia la Pascua.

La tercera vez, fue el día 7, cuando recibió a todos los obispos de las dos provincias eclesiásticas de Cataluña: Tarragona y Barcelona. La sesión duró hora y media y terminó con el rezo del Ángelus y la bendición, extensible a cada una de las archidiócesis y diócesis de Cataluña.

Fueron días de mucha gracia de Dios en los que hablamos cordialmente con el Santo Padre, que nos conoce muy bien y nos ama: hemos de rezar siempre por el Papa, pero a partir de ahora con más intensidad.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.