Nuestras “periferias existenciales”

Mons. Amadeo RodríguezMons. Amadeo Rodríguez     Queridos diocesanos:

Mientras caminaba por las orillas del Jerte, como suelo hacer a primera hora de la mañana, siempre que puedo, tuve no hace mucho la oportunidad de mantener una conversación con uno de los muchos hombres en edad laboral que hacen la misma ruta. Tengo que deciros que cuando nos cruzamos con uno de ellos, sobre todo si lo vemos por primera vez, mi secretario me dice: “está parado”.

Lo hace porque sabe que me duele el drama de quienes cada día se están quedando sin trabajo y de quienes en el hogar familiar comparten con ellos las consecuencias. Con el compañero de camino de ese día, aunque ya no recuerde bien cómo y por qué, nos cruzamos algunas palabras: nos dijo que salía a caminar desde que estaba en paro. La conversación derivó con toda naturalidad hacia algunos detalles de sus circunstancias: los 400 euros como único ingreso – menos mal que aún los tiene -, que su hijo también estaba parado, y hablamos de los gastos de la casa y de ese resto, escasísimo que les quedaba para comer y cubrir otras necesidades. Entre otros detalles, salió el tema de la luz, del terrible problema que está suponiendo para tantas familias la alta factura que les llega de la compañía eléctrica, y nos contó cómo en su casa han tenido durante el invierno que apagar el brasero y liarse en una manta, para así poder ahorrar. Como veis, un ejemplo vale más que mil palabras.

Si tiramos del hilo, nos encontramos con familias sin ninguna renta, con niños que sufren, con jóvenes en paro, con inmigrantes de sueños frustrados, con alquileres imposibles de pagar, con hipotecas y desahucios, con problemas tras problemas, y con la deriva que todo esto tiene en el estado emocional de las personas y en la convivencia familiar. Todo sucede, como sabemos, en nuestros barrios más periféricos, pero también en familias que antes vivían sin agobios; sucede en nuestras ciudades y en nuestros pueblos. Estos problemas tienen orígenes muy diversos: la crisis inmobiliaria, la situación de la agricultura en el mundo rural, el cierre de muchas de nuestras empresas y negocios, la reducción del empleo público, los recortes económicos que se producen en sectores que antes generaban empleo, etc. Y no deberíamos olvidarnos de las consecuencias sociales, morales, psicológicas y espirituales que se derivan de todas estas situaciones, No estamos viviendo, en efecto, en el mejor de los mundos; al contrario vivimos en unos pueblos y ciudades en los que hay muchos problemas, por los que sufren muchos hombres y mujeres, y a los que tenemos que acompañar, para que no les falte nunca nuestra fraternidad.

Como es lógico, al menos por mi parte, no puedo ignorar los problemas que los hombres y mujeres de nuestra tierra llevan en el corazón por su falta de sentido o por su pérdida de esperanza. Duele el olvido de Dios en el que han caído muchos de los que recibieron el don de ser sus hijos; duele el alejamiento de Cristo de tantos como le han conocido y ahora viven como si nada hubiera sucedido en sus vidas.¡Si supieran como cambia la vida cuando se tiene a Dios! ¡si supieran todo lo que se gana con el amor de Jesucristo! Y, por supuesto, duele el deterioro moral que está afectando a tantos modos de vida en comportamientos personales, familiares y sociales, y que está dañando gravemente a nuestra Región, a España y al mundo.

¿A que vienen, os preguntaréis, este elenco de problemas? Pues sencillamente porque en ellos se identifican las periferias existenciales de las que habla el Papa Francisco. En esas periferias – en las que se pudiera encontrar nuestro propio corazón -, están las miserias humanas, que unas veces son materiales, otras sociales y en muchas ocasiones son miserias espirituales. Pero, sobre todo, este elenco de problemas y el que deberíais hacer cada uno de vosotros, se han de convertir en nuestra preocupación como cristianos, discípulos del Señor. Ese es el mundo al que tenemos que ir a poner amor de Dios, al que hemos de acercar en fraternidad la misericordia divina. Es en esos ambientes, a los que llamamos periferias existencias, en los que cada uno tiene que ir descubriendo cada día donde están las heridas y donde están los que las sufren.

Si las heridas son materiales, nos acaba de decir el Papa Francisco: “las conciencias se han de convertir a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir”. Maravilloso programa. Si son heridas morales, es decir, las que están esclavizando y destruyendo a las personas en su sentido y en su dignidad, hemos de ponerles un bálsamo de misericordia y esperanza, que nunca será nuestra, que siempre será de Dios, y que siempre se encuentra en Cristo. Lo nuestro es vivir de la misericordia que recibimos y de la misericordia que ofrecemos. Para todas las heridas tenemos, además, la alegría del Evangelio. Como muy bien nos recuerda el Papa en su mensaje para la cuaresma: “Se trata de seguir e imitar a Jesús, que fue en busca de los pobres y los pecadores como el pastor de la oveja perdida, y lo hizo lleno de amor”.

Ahora que en nuestra Misión Diocesana Evangelizadora estamos en el Año del Discipulado, recordemos que discípulo es quien conforma su corazón con el de Jesucristo. La cuaresma nos ayudará a buscar su cercanía en la oración, en la escucha de su Palabra, en su perdón misericordioso y en el encuentro amoroso con su gracia en la celebración de la Eucaristía. Busquemos también a Cristo, acercándonos a él “en aquellos en los que se ve su rostro: amando y ayudando a los pobres, servimos a Cristo”.

Feliz y fraterno camino hacia la Pascua.

+ Amadeo Rodríguez Magro,

Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 170 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.