Finaliza la fase diocesana del proceso de beatificación de Alicia Gómez Jareño

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl día 21 de marzo de 2014 tuvo lugar en el obispado de Cuenca la clausura de la fase diocesana de la vida, virtudes y fama de santidad de la Sierva de Dios Alicia Gómez Jareño.

Reunidos el Obispo de Cuenca, Mons. José María Yanguas Sanz, el sacerdote delegado para la investigación, León Chicote Pozo, el actual actor, Joaquín Bacete, y el resto de oficiales de la causa se dio por concluida la fase diocesana de su proceso. Joaquín Bacete y Isidro Fernández, promotor de justicia, deberán ahora entregar las actas del proceso en la Congregación para las Causas de los Santos.

Ahora en manos de la Congregación para las Causas de los Santos queda el fin de este proceso de canonización.

Nota biográfica

A modo de biografía diremos que Alicia Gómez Jareño nació en Pedroñeras, provincia de Cuenca, el 20 de junio de1925. Era la tercera de cinco hermanos, siendo el menor de ellos, D. Victoriano, quien inició el proceso de canonización de su hermana en el año 2007.

De padres y hermanos católicos, religiosos y de buenas costumbres, transcurrió su infancia en su pueblo natal donde crecía en un tierno amor a Jesús Sacramentado y a la Virgen. 

Desde niña la devoción fue arraigando, componiendo a los nueve años un cuaderno de cánticos y oraciones para recitarlos después de comulgar. La impresión que dejó entre las maestras de la escuela y sus propias compañeras de clase fue la de una niña modelo de virtudes.

Maestra de vocación, en su clase era madre para todas las niñas. Catequista de la parroquia se desvivía por la educación cristiana de los  niños y jóvenes sin olvidar en su consejo a los matrimonios. Servicial en las labores de la casa, en el negocio de su padre, atenta a las necesidades de sus hermanos no perdió nunca la sonrisa. Trabajadora y sencilla vivió una rica vida interior ofrecida a Dios como víctima reparadora.

Al poco de empezar a ejercer como maestra cayó gravemente enferma. Aún siguió dando clases hasta que las fuerzas la abandonaron y no pudo aguantar más. La enfermedad la confinó en su casa donde con cariño trató siempre a todos los niños y mayores que se acercaban para visitarla. De su compañía la gente salía consolada. Si la abandonó la salud nunca le faltó la alegría ni siquiera en los momentos más duros de su enfermedad, “qué paz y qué sonrisa en su rostro” repetían los que la visitaban.

Las dolencias de su enfermedad iban forjando un alma con ansias de padecer por Cristo y una virtud heroica. La virtud de Alicia era calificada con este adjetivo por una prima suya religiosa, Sor Carmen del Corazón de María.

El pueblo entero de Pedroñeras lamentó profundamente su muerte. Parecía, dice una vecina, que todo el pueblo estaba de luto y nos dimos cuenta de que se nos había ido una santa.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42777 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).