Al regreso de Roma

Mons. Alfonso MilianMons. Alfonso Milián      Como os anuncié en una carta anterior, he estado en Roma realizando la visita ad limina, junto con los demás obispos de las diócesis de Aragón. En aquella carta os expliqué el significado de esta visita; ahora quiero transmitiros el impacto que he recibido, pero presiento que no me va a ser fácil, porque las vivencias han sido muy hondas.

Tengo que deciros que en todo momento me he sentido acompañado por vosotros, los diocesanos de esta Iglesia de Barbastro-Monzón. El Obispo va siempre acompañado por su esposa, que es la diócesis, como me lo recuerda el anillo que llevo en mi mano. Estuvisteis conmigo sobre todo en los momentos que viví junto al papa Francisco y en mis visitas a los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo.

En estos lugares sagrados y venerables viví, junto con los demás Obispos, unas celebraciones que nos enraizaron intensamente con las fuentes de nuestra fe y con sus testigos más cualificados, que la testimoniaron con su vida. Gracias a ellos hemos tenido acceso a este gran tesoro, que vivimos con alegría y queremos transmitir a los hombres y mujeres de hoy para que también puedan experimentar el gozo del Evangelio.

Particularmente emotiva fue la conversación con el papa Francisco, que se prolongó durante hora y media. Desde el primer momento nos sorprendió su acogida amable y el clima de confianza que creó para hablarle con toda libertad. Con el tono desenfadado que le caracteriza, empezó diciendo: «el balón ya está en la cancha, podemos jugar». A continuación llovieron las preguntas sobre todos los temas que
afectan a la vida de la Iglesia y escuchamos sus respuestas, absolutamente transparentes y bien informadas.

Yo le hablé de la labor de Cáritas Española. Él ya conocía el prestigio que tiene en nuestro país y nos dio un consejo: «hay que dar de tal manera que quienes reciben la ayuda perciban algo más que la beneficencia». Con ello nos daba a entender que no sólo hemos de dar pan, pues como dijo Jesús: «no sólo de pan vive el hombre».

También le hablé de la devolución de las obras de arte retenidas en el Obispado de Lérida, y me sorprendió percibir que conocía este problema. Sabía, además, que por la tarde íbamos a tratarlo con el Secretario de Estado, y nos deseó que la reunión fuera provechosa. En éste y en otros asuntos me vi siempre acompañado y apoyado por los demás Obispos de las diócesis de Aragón. Sus aportaciones fueron valiosas y salimos
confortados y con la esperanza de que algo va a moverse en la resolución de este penoso litigio.

El Papa nos animó a que los obispos y los sacerdotes estemos cerca del pueblo y le hagamos llegar la comprensión y la misericordia de Dios. En su mensaje final recalcó que «no ahorremos esfuerzos para abrir nuevos caminos al Evangelio, que lleguen al corazón de todos, para que descubran lo que ya anida en su interior: a Cristo como amigo y hermano».

Os doy las gracias porque sé que me habéis acompañado en esta visita con vuestra oración. Yo os he tenido también muy presentes en la mía.

Con mi afecto y oración.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.