De regreso de Roma

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas      El sábado 8 de marzo, a mi regreso de Roma, de la visita ad limina, y tras participar en la tercera Jornada diocesana de la Familia comienzo a redactar esta carta haciendo memoria de los momentos vividos más importantes, con el deseo de informaros y de compartirlos con todos vosotros. Debo señalar que era mi primera visita ad limina, y por eso también se trataba de una novedad.

El lunes 3, todos los obispos de la Conferencia Episcopal Española habíamos sido recibidos en audiencia por el papa Francisco. ¿Qué nos dijo el Papa? Nos facilitó su discurso por escrito, porque aquel día recibía muchas visitas además de otros muchos compromisos. Nos saludó, a todos y cada uno de los obispos, ofreciéndonos un pectoral —la cruz que usamos los obispos— en recuerdo del Año de la Fe. Al señalar que la semana del 11 al 14 de este mes celebraríamos la conferencia episcopal en Madrid, nos deseó con buen humor que nos divirtiéramos: “Que se diviertan…”.

También los obispos de Cataluña tuvimos audiencia con el Papa el viernes 7, a las once y media de la mañana. Como comprenderéis, lo
que hablamos puede considerarse en cierta forma confidencial, ya que debe asegurarse la libertad del Papa y de los propios obispos a la hora
del diálogo. Eso sí, sin faltar a la discreción, puedo deciros que hablamos de todo, y el Papa escuchaba e intervenía. Cuando digo de
“todo”, quiero decir, de todo: de la problemática social que por causa de la crisis afecta a tantas personas, de la necesidad de una pastoral
evangelizadora, de cuestiones relacionadas con nuestra Iglesia y nuestro país. Pero por encima de todo quiero remarcar su actitud de
hermano mayor, acogedor, atento, preocupado por todos, por los más débiles, y con gran estima hacia los sacerdotes. De alguna forma le
expresamos nuestro agradecimiento por su primer año de pontificado y por renovar el rostro de la Iglesia con su talante, palabras, gestos y
decisiones. Durante la semana, los obispos de Cataluña nos entrevistamos con los responsables de la congregaciones —así llaman en Roma a lo que nosotros denominamos delegaciones— Secretaría de Estado (para entendernos, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Vaticano), de la
Doctrina de la Fe, de los Obispos, del Culto y Sacramentos, del Clero, de los Religiosos; y de las comisiones pontifícias de Medios de
Comunicación, de Cultura, de los Laicos y de la Nueva Evangelización.

Algunos de vosotros conocéis a monseñor Lluís Ladaria, secretario de la Congregación de la Fe, que ha estado en Girona ayudándonos a
reflexionar, a sacerdotes y laicos. También conocéis al cardenal Antonio Cañizares, de la Congregación del Culto, porque vino a inaugurar y
celebrar el título de nuestra basílica de Sant Feliu. Seguro que habréis oído hablar o leído algún libro del cardenal Ravasi, de Cultura, uno de
los hombres más cultos y con un gran prestigio en la sociedad italiana y occidental. Hablamos de todo y con entera libertad.

Las celebraciones de la Eucaristía al abrigo de los sepulcros de los apóstoles san Pedro y san Pablo nos evidenciaron los lazos de unión con
los apóstoles, la sucesión apostólica, y el convencimiento de que Jesús continúa entre nosotros como lo estuvo en medio de los primeros
apóstoles. También participamos en la celebración del miércoles de ceniza, que el Papa ofició en la iglesia de Santa Sabina.

En definitiva, han sido unos días de gozosa experiencia al poder convivir con el gran tesoro de la fe en la Iglesia Católica, que está presente y actúa en nuestra Iglesia de Girona.

+ Francesc Pardo i Artigas
Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 450 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.