San José, el más grande

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol       En la fiesta de San José, me propongo escribir sobre “el más grande de los santos” en palabras del papa León XIII, quien consideraba que, después de la Virgen, no ha habido otro mayor. Sin duda por su cercanía a Jesús y a María, y por el papel que Dios le tuvo reservado.

La santidad no es medible en magnitudes como las que usamos habitualmente, pero para destacar la importancia de San José, también san Bernardino de Siena defendía esta idea y aún concretaba más la comparación: “El humilde carpintero excede en gracia a todos los patriarcas, profetas, Juan el Bautista, San Pedro, San Pablo, los apóstoles, los mártires…”.

Aparte de reparar en este “ranking” de santidad, me he fijado en este título de carpintero, que es de entraña evangélica. En efecto, así se define a Jesucristo en la Escritura, “el hijo del carpintero”, y este sencillo título de carpintero que tiene San José me parece que puede iluminar mucho nuestra vida ordinaria.

La santidad, por grande que sea, no está reñida con las pequeñas cosas del trabajo habitual de un profesional, un artesano en este caso, de un cabeza de familia, de alguien que convive con sus vecinos y les sirve con la habilidad de sus manos.

Precisamente pensando en ello, el papa Pío XII instituyó, en 1955, la fiesta de San José Obrero, el 1 de Mayo. Por supuesto, es la Fiesta del Trabajo, instituida por los sindicatos a raíz de determinados hechos históricos reivindicativos, pero un cristiano no puede ser ajeno a la necesidad y dignidad de este mundo laboral.

San José es también Patrono de la Iglesia. Puesto que ella es la familia de los hijos de Dios, es lógico acudir con devoción a quien fue cabeza de la Sagrada Familia.

Personalmente he comprobado que son muchos los pueblos y parroquias que veneran a San José, y abundantes los fieles que rezan ante sus imágenes o preparan su festividad contemplando sus “gozos y dolores” a lo largo de los siete domingos previos. Me parece natural. ¡Son tantas las lecciones que nos ofrece su vida! Es ejemplo de fidelidad, de humildad, de docilidad a la voluntad de Dios, de pureza de corazón…, y todo ello mientras empuñaba el martillo o la sierra, es decir, en medio de su trabajo de cada día.

Con ocasión de su fiesta, le pido que nos enseñe a encontrar a Cristo en la vida ordinaria.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.