Proyecto Raquel

HoyoLopezRamonMons. Ramón del Hoyo      Queridos fieles diocesanos:

 1. El próximo día 25 de este mes de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, la Diócesis de Jaén, a través de la Delegación episcopal de Familia y Vida, pondrá en marcha el proyecto RAQUEL.

Se trata de una iniciativa católica que nace y se desarrolla en EE.UU. para responder al drama social que sufre la mujer, las más de las veces por razones económicas, inestabilidad laboral y falta de apoyo en su entorno, con secuelas que la acompañan en el llamado “síndrome post-aborto”.

Los objetivos del proyecto son, por tanto, acompañar a estar personas heridas que, con frecuencia, caminan solas con ese peso, para indicarles caminos de sanación y reconciliación consigo mismas, con el hijo o hija perdidos y con Dios, mediante el perdón y la reconciliación. Se intenta, desde la comprensión y misericordia, ayudar a estas personas a reconstruir sus vidas, mediante un equipo de personas coordinadas y preparadas puestas a su disposición.

2. En los planes creadores divinos sabemos que la vida es un don y vivir un bien. La muerte no puede prevalecer sobre la vida. Elegir otros caminos conducen a la oscuridad y al dolor.

La interrupción de una vida humana, en cualquier momento de su existencia, siempre supone una negación de acogida del otro y romper el proyecto divino sobre esa vida concreta. Cada niño o niña que nace nos trae la sonrisa de Dios y nos invita a reconocer que la vida es un don suyo, un don para acogerlo con amor y conservar con todo esmero y esfuerzo.

Acompañar y ayudar a las mujeres que se encuentren en dificultades para acoger una nueva vida es un don y una exigencia que implica a la sociedad, instituciones y particulares. Pero igualmente es tan necesario proporcionar las ayudas necesarias a las personas que lamentablemente ya han recurrido al aborto y viven luego un profundo drama moral.

El Beato Juan Pablo II, en la Encíclica Evangelium vitae, del 25 de marzo de 1995, dedica estas palabras preciosas a las mujeres en tales circunstancias. Les dice: “La Iglesia conoce cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad… Con la ayuda del consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida” (nº 99).


3.
Siempre Dios, Padre de toda misericordia, tiene sus brazos abiertos para quien acuda a Él, por medio de su Hijo Jesucristo.

Rezamos en el Credo: Que “por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre, y por nuestra causa fue crucificado…”

Junto al amor de Dios y su perdón, el proyecto Raquel, al que nos sumamos sacerdotes, consagrados y fieles diocesanos, deberá significar para estas hermanas y hermanos nuestros un sincero apoyo espiritual y psicológico para su recuperación humana completa en todos los órdenes.

Ruego que, con ocasión de la fiesta de la Anunciación del Señor, en una fecha tan significativa para la Vida, los sacerdotes den a conocer a sus fieles el proyecto Raquel con sus objetivos y fines, siendo los primeros en ofrecer en cada caso, en la medida de sus posibilidades y si lo estiman prudente estas ayudas, por medio de la Delegación Episcopal de Familia y Vida, en la siguiente dirección de internet: www.proyecto-raquel.com; correo electrónico: [email protected]; y número de teléfono: 639.854.330.

Con mi saludo agradecido en el Señor.

+Ramón del Hoyo López

Obispo de Jaén

 

Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.