Carta Obispo de Guadix a las Hermandades con motivo de la Cuaresma de 2014

Mons. Ginés García BeltránMons. Ginés García Beltrán      Queridos hermanos cofrades:

Como cada año me dirijo a vosotros a través de estas letras para acompañaros en el camino cuaresmal que nos lleva hasta la Pascua del Señor. Es también una oportunidad para mostraros mi cercanía y apoyo a la misión que realizáis en la Iglesia, al tiempo que comparto con vosotros la fe que nos mueve.

La Cuaresma nos muestra un horizonte magnífico: el amor de Dios que nos ofrece la prueba más grande que el amor puede ofrecer, entregarse por el amado. Dios nos ha amado hasta el extremo en la entrega hasta la muerte, y una muerte en cruz, de su único Hijo, Jesucristo. De ese amor bebe y se sacia nuestra vida, del tal modo que no podemos guardarnos tanto amor sino que hemos de gritarlo y llevarlo a los demás para que experimenten el mismo gozo que nosotros experimentamos. Es esta la mejor noticia, el Evangelio que la Iglesia viene anunciando a lo largo de los siglos: Dios te ama, Dios te salva.

En esta ocasión quiero detenerme en dos temas que son consecuencia de ese amor de Dios que la Iglesia, y por tanto, las Hermandades y Cofradía, están llamadas a anunciar

Para el primero me inspiro en una expresión del Papa Francisco, cuando dice que la Iglesia ha de ser una “Iglesia en salida”. Pues parafraseando al Papa, quisiera deciros: Las cofradías han de ser cofradías en salida. No podemos encerrarnos en nosotros mismos, no podemos hacer el centro de la Hermandad nuestros problemas por muy grandes que sean, no es justo dedicar nuestro tiempo y energías a lo que menos importa. Las cofradías han de ser lugares de fe y para la fe, un hogar donde todos puedan acercarse y gustar la alegría del Evangelio. Nuestras Hermandades y Cofradías han de ser misioneras. Os invito, queridos cofrades, a salir de la comodidad, de conformaros con lo poco, de hacer siempre lo mismo, de pensar que ya estamos los que tenemos que estar. Nos seáis grupos cerrados donde nadie se puede acercar, liberaos de la tentación de sucederos a vosotros mismos, para que los demás vean en vosotros un Evangelio vivido y se atrevan a vivirlo también ellos. Vivimos un momento muy importante para la evangelización, en este momento no se necesitan “generales de ejércitos derrotados” sino “simples soldados de un escuadrón que sigue luchando” (cf. Evangelii Gaudium, 96).

La Iglesia en salida, dice el Papa, “es una Iglesia con las puertas abiertas”. Las puertas están abiertas para que otros puedan entrar, pero también para que nosotros podamos salir. No esperar a que vengan, sino salir a buscarlos para que vengan y vean el gran tesoro de nuestra fe, Cristo muerto y resucitado. Es importante acompañar a los hermanos y ayudarles a descubrir el tesoro de la fe. Salir “no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad” (Evangelii Gaudium, 46). Los demás deben ver en nosotros una fe profesada en su integridad, celebrada en verdad y con sencilla solemnidad, y vivida en el cada día.

Cofradías en salida, porque esa es vuestra vocación, para llevar el Evangelio a la calle a través de las sagradas imágenes de los misterios de la pasión, muerte y resurrección del Señor y de su Santísima Madre, la Virgen María. Cofradías en salida para que todos puedan conocer y gustar la alegría de la salvación que nosotros ya conocemos y gustamos.

El segundo tema que os propongo es recurrente de otras cartas, pero fundamental para los cristianos, me refiero a la caridad.

El mensaje del Papa para la Cuaresma de este año se inspira en la segunda carta del apóstol San Pablo a los Corintios: “(Cristo) se hizo pobre para enriqueceros con su pobreza” (8,9). Este es el estilo de Dios, se hace pobre para que nosotros seamos ricos. Su riqueza, la que nos enriquece, es su modo de amar, un amor cercano, compasivo y lleno de ternura. La caridad es Dios mismo que es amor. Por eso vivir en Dios es vivir en el amor, vivir la caridad. Amar como Dios ama.

Estamos llamados, queridos cofrades, a vivir en la caridad y vivir la caridad para con los hermanos. Hemos de trabajar para aliviar las miserias humanas. Hay tres tipos de miseria: la material, la moral y la espiritual. A las tres ha de llegar nuestra caridad, porque las tres destruyen al hombre cuando se viven en la falta de confianza, de solidaridad y de esperanza. Y esto hemos de hacerlo cada uno particularmente, pero también como Hermandad. Sé que las cofradías, en general, os habéis tomado en serio la caridad, y de hecho tenéis una acción caritativa que crece cada día. Os lo agradezco de corazón y os invito a seguir por este camino. La caridad hace creíble la fe. Una Hermandad que no vive la caridad, que no la practica, no es creíble ni evangeliza.

Al llegar al final de mi carta, no quiero dejar de recordaros la importancia de vivir como verdaderos cristianos. Para que así sea, os invito a rezar cada día, a santificar el domingo participando en la Santa Misa, a confesar vuestros pecados con frecuencia, a vivir en comunión con la Iglesia y ser generosos con los hermanos.

Sigamos mirando a Santa María, la Madre del Señor; ella viene con nosotros también en el camino hacia la Pascua. Que su poderosa y materna intercesión nos ayude cada día a mirar a Cristo, origen y meta de nuestra fe.

Con mi afecto y bendición

+ Ginés García Beltrán

Obispo de Guadix

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 92 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.