Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza

Mons. Manuel Sánchez MongeMons. Manuel Sánchez Monge     Queridos diocesanos:

Nos viene como anillo al dedo el mensaje del papa Francisco con motivo de la Cuaresma de este año que para nosotros es “el Año de la Caridad”. Recojo sus párrafos fundamentales. Comienza el papa recordando las palabras de san Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor 8,9). ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico?

El estilo de Dios

Ante todo, nos dice cuál es el estilo de Dios. Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza. Igualmente Cristo, el Hijo eterno de Dios, se hizo pobre, descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se desnudó, se «vació», para ser en todo semejante a nosotros¿Por qué todo esto? La razón de todo esto es el amor de DiosLa caridad, el amor, es compartir en todo la suerte del amado. El amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias.

Preguntémonos ahora: ¿Para qué se hizo pobre Jesús? El mismo san Pablo nos contesta: «…para enriqueceros con su pobreza«. No se trata de un juego de palabras ni de una expresión para causar sensación. Al contrario, es una síntesis de la lógica de Dios, la lógica del amor. Dios no hizo caer sobre nosotros la salvación desde lo alto, como la limosna de quien da parte de lo que para él es superfluo con aparente piedad filantrópica. ¡Es sorprendente! Pero es realidad que fuimos liberados no por medio de la riqueza de Cristo, sino por medio de su pobreza. Lo que nos da verdadera libertad, verdadera salvación y verdadera felicidad es su amor lleno de compasión, de ternura, que quiere compartir con nosotros. La pobreza de Cristo que nos enriquece consiste en el hecho que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia infinita de Dios. La pobreza de Cristo es la mayor riqueza. La riqueza de Jesús radica en el hecho de ser el Hijo, su relación única con el Padre. En toda época y en todo lugar, Dios sigue salvando a los hombres y salvando el mundo mediante la pobreza de Cristo.

Hacernos cargo de las miserias de los hermanos

A imitación de nuestro maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlasLa miseria no coincide con la pobreza. La miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza.

Podemos distinguir tres tipos de miseria: la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual. Lamiseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y afecta a los que viven privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de crecimiento cultural. Frente a esta miseria la Iglesia ofrece su servicio, especialmente a través de Cáritas, para responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad. En los pobres y en los últimos vemos el rostro de Cristo y amando y ayudando a los pobres amamos y servimos al mismo Cristo.

No es menos preocupante la miseria moral, que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado. Esta forma de miseria, que también es causa de ruina económica, siempre va unida a la miseria espiritual, que nos golpea cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor. Si consideramos que no necesitamos a Dios porque pensamos que nos bastamos a nosotros mismos, nos encaminamos por un camino de fracaso. Dios es el único que verdaderamente salva y libera.

El evangelio es el verdadero antídoto contra la miseria espiritual porque lleva el anuncio liberador de que existe el perdón del mal cometido, de que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente, siempre, y que estamos hechos para la comunión y para la vida eterna. Por otra parte, los pobres son para nosotros como maestros. Nos enseñan que una persona no es valiosa por lo que posee, por lo que tiene en su cuenta en el banco. Un pobre, una persona que no tiene bienes materiales, mantiene siempre su dignidad. Los pobres pueden enseñarnos mucho, también sobre la humildad y la confianza en Dios.

He aquí el tiempo favorable

«La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele».

En este sentido, os traslado algunas propuestas que nos ayudan a concretar las exigencias del Año de la Caridad que estamos celebrando:

1ª) Participar en el retiro que yo mismo dirigiré precisamente sobre el tema “Un corazón que ve, ama y actúa” en dos zonas de nuestra diócesis: Ferrol y Viveiro.

2ª) Celebrar una colecta extraordinaria, como penitencia cuaresmal, a favor de las Cáritas parroquiales.

3ª) Instaurar, donde no exista, una colecta mensual a favor de los pobres.

Que lleguemos a la Pascua de 2014 con un ‘corazón nuevo’ para vivir el mandamiento del amor que acredita nuestra fe en el Señor que nos enriquece con su pobreza.

Con mi afecto y bendición

+ Manuel Sánchez Monge

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

 

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 99 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005. En la Conferencia Episcopal Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005 Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar