Vamos a encontrarnos con Pedro

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris      Además de otros encuentros con el Papa que los obispos tenemos ocasión de vivir por diferentes motivos, hay uno más oficial y sistemático que tenemos que cumplir periódicamente con aquel que ha recibido del Señor el encargo y la capacidad de confirmar a sus hermanos (Lc 22,32). Oficialmente se llama «Visita ad limina apostolorum» (al umbral de los apóstoles) y en ella presentamos la situación de nuestras Iglesias diocesanas, manteniendo un valioso intercambio sobre la preocupación por la vitalidad de la Iglesia, los retos y dificultades, las inquietudes y esperanzas de nuestra acción pastoral. Es una buena manera de fortalecer los vínculos estrechísimos que nos unen con la Sede Apostólica.

El obispo de Roma, sucesor del apóstol Pedro, es el Pastor universal, principio y fundamento visible de la comunión y de la unidad de la Iglesia, y el Papa Francisco lo está cumpliendo de una manera admirable, ejerciendo la caridad pastoral y guiando al Pueblo de Dios. De hecho, muchos lo están valorando, incluidos los no creyentes, y aprecian la autoridad moral y el servicio impagable que el Papa presta al mundo defendiendo los derechos humanos, la dignidad de la persona y la causa de la paz.

Muchas cosas han cambiado en el ámbito social, económico y también religioso, dando paso a formas de pensar y vivir que nos afectan a todos y que a todos nos interesa iluminar evangélicamente. Los obispos, atendiendo los problemas y expectativas de nuestras comunidades, nos sentimos interpelados ante estas nuevas situaciones a procurar acompañar a los hermanos con iniciativas pastorales adecuadas. Tenemos que ayudarnos unos a otros a acertar y, en esta tarea, contamos de manera especial con la guía del Papa, Cabeza del Colegio apostólico.

El Concilio Vaticano II (1962-65) nos dijo de muchas maneras que vivir la fe en las promesas de Dios y vivir la caridad nos lleva a comprometernos en la construcción de un mundo digno del hombre (GS 34.38-40.43). Y después, el Concilio Provincial Tarraconense (1995) pedía revitalizar la comunidad cristiana en la perspectiva de la misión,ayudando a rehacer la experiencia de Dios. En fidelidad a estos planteamientos, nuestra Diócesis ha querido ir traduciéndolos pastoralmente con iniciativas dirigidas a: la revitalización de las comunidades cristianas priorizando la comunión eclesial (entre todos) y estableciendo puentes de diálogo con la sociedad (por el bien de todos); prestando particular atención a la religiosidad popular y ofreciendo posibilidades de formación a los bautizados y a los agentes de pastoral con especial profundidad (IREL).

Todo esto y más lo presentaré al Papa Francisco en estos primeros días del mes de marzo en nombre y representación vuestra, disfrutando una vez más de la proximidad del Sucesor de Pedro, sintiéndonos confirmados en la fe, fortalecidos en la comunión eclesial, impulsados ​​a un nuevo y más vigoroso compromiso apostólico, y llamados a reavivar nuestras raíces cristianas.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.