"Escucharé al Papa y le hablaré de vosotros"

ZornozaBoyRafaelMons. Rafael Zornoza    Queridos fieles de Cádiz y Ceuta:

Los obispos españoles nos encontramos estas semanas con el Santo Padre, el Papa Francisco, con motivo de la Visita ad Limina. Esta antiquísima institución refuerza la comunión jerárquica entre cada obispo y el Papa, que es cabeza del colegio episcopal y de la catolicidad de la Iglesia.

Allí se encuentran ya un primer grupo de obispos. La visita de los obispos de la Provincia Eclesiástica de Sevilla, junto a las de Granada, Barcelona, Tarragona, Santiago y Oviedo (39 en total), tendrá lugar del 3 al 8 de marzo.

La «Visita Ad Limina» debe hacerse cada cinco años, aproximadamente, y siempre que sea posible, pero la renuncia del papa Benedicto y el desarrollo del «Año de la Fe», han impedido hacerla hasta ahora.

¿Qué es una «Visita Ad Limina»?

Los orígenes históricos de la «Visita ad Limina» datan del siglo IV, aunque fue el papa Sixto V en 1585 quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. En la actualidad, la «Visita ad Limina» se define y precisa en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico.

El primer acto de la visita consiste en la veneración de los sepulcros de los apóstoles San Pedro y San Pablo, donde los obispos renuevan la profesión de la fe apostólica, sobre la que se fundamenta la Iglesia. En un segundo momento, tiene lugar el encuentro con el Santo Padre, sucesor de Pedro, custodio del depósito de la verdad transmitida por los Apóstoles, y principio y fundamento visible de la unidad de la Iglesia. Y, después, los obispos visitan también los dicasterios de la Curia romana, que son los instrumentos ordinarios del servicio del Papa a todas las Iglesias, para reforzar el servicio del obispo a la Iglesia particular que preside.

Una novedad con respecto a los tiempos de Juan Pablo II es que el Papa recibirá a los obispos no individualmente, sino en grupos de siete u ocho. En lugar de discursos, habrá un coloquio, en el que cada obispo se limitará a presentar brevemente el estado de su diócesis y a responder lo más concisamente posible a las eventuales preguntas del Papa.

Los obispos le presentamos la situación las diócesis y sus expectativas, se intercambian informaciones sobre las esperanzas, alegrías y dificultades de la Iglesia universal, y recibiremos consejos y directrices. De este modo los obispos expresan y fortalecen su adhesión y la de la diócesis que presiden al magisterio, y, al mismo tiempo, el Papa reconoce la autoridad de cada obispo en la propia Iglesia particular, y lo sostiene para que vele por el rebaño que el Señor le ha confiado.

Ese encuentro con Francisco, el momento central de la Visita ad limina, tiene un importante significado para hacer visible la unidad y la comunión de los sucesores de los Apóstoles con el sucesor de san Pedro y de las Iglesias locales con la Iglesia de Roma. Las indicaciones del Pontífice serán decisivas para que decidamos las prioridades pastorales futuras.

Hablaré al Papa de todos vosotros y escucharé sus consejos

Queridos amigos: Hablaré al papa de todos vosotros, de vuestra fe viva y de vuestra caridad, tan patente en medio de nuestra crisis y la situación de pobreza que vivimos. También le transmitiré vuestro cariño hacia él y el empeño de nueva evangelización en el que estamos embarcados.

Pero, sobre todo, escucharé sus consejos. Si el Papa es el centro y el fundamento visible de la fe, el amor y la misión de la Iglesia universal, debemos, consiguientemente, sintonizar con él. Estoy seguro que escuchar sus admirables insinuaciones y propuestas nos hará progresar mucho y vivir en comunión.

Os pido encarecidamente vuestra oración por mi y por los obispos españoles, para que sea un tiempo de gracia y comunión.

También yo os encomendaré a todos vosotros ante el sepulcro de los Apóstoles Pedro y Pablo. Así viviremos este momento unidos en la cercanía de la oración ante el Señor. Gracias.

+Rafael Zornoza,

Obispo de Cadiz y Ceuta

 

 

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 290 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.