La visita ad limina Apostolorum

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach        Entre los días 24 de febrero y 8 de marzo los obispos de la Conferencia Episcopal Española hacemos la visita ad limina Apostolorum. Esta expresión latina se refiere a dos basílicas romanas, la de San Pedro del Vaticano y la de San Pablo Extramuros. Cuando los obispos viajamos a Roma con motivo de la visita ad limina, vamos a estos dos templos y rezamos ante los sepulcros de los dos grandes apóstoles.

Sin embargo, otro punto esencial de esta visita es el encuentro con el Papa. Esta vez está también el hecho de que es la primera visita ad limina con el nuevo Papa, circunstancia que le da un especial interés. A la vez, se hacen las visitas a los diferentes dicasterios romanos.

Pedro nos dice claramente quién es Jesús: «El Mesías, el Hijo del Dios vivo». Jesús nos manifiesta quién es Pedro y la función que Pedro y sus sucesores tendrán en la Iglesia: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del Infierno no la derrotará”.

El obispo de Roma es el obispo de la Iglesia que conserva el testimonio del martirio de Pedro y de Pablo. Juan Pablo II afirmó que «por un misterioso designio de la Providencia, Pedro termina en Roma su camino de seguimiento de Jesús y en Roma da esta prueba máxima de amor y de fidelidad. También en Roma, Pablo, el apóstol de los gentiles, da el testimonio supremo. La Iglesia de Roma se convertía así en la Iglesia de Pedro y de Pablo».

El ministerio de Pedro proviene de la voluntad de Jesús, que quiso que el primer Papa y sus sucesores fueran instrumentos a través de los cuales el Espíritu Santo construye y mantiene la unidad de la Iglesia. Se trata de una unidad interna que consiste en una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Señor, y también de la unidad externa, que significa la unión de cada Iglesia diocesana con su obispo, que la preside, y de la Iglesia universal con el Papa.

El Papa, como Pedro, está llamado a confirmar a sus hermanos en la fe. El ministerio petrino ha hecho efectiva durante toda su historia la promesa de Jesús. Vivir en comunión de amor y de fe con el sucesor de Pedro enriquece la experiencia creyente de los cristianos y estrecha los lazos entre ellos como miembros vivos de la Iglesia. Laromanidad ha estado muy presente en nuestra Iglesia en Cataluña. Así lo cantamos en el «Credo», la profesión de fe.

La visita ad limina Apostolorum afecta a toda la Iglesia diocesana. Todos los temas de conversación con el Papa y con los diferentes dicasterios romanos tienen como objetivo inmediato o mediato la situación y el bien de la comunidad diocesana y de todos los que la integran. Es también un motivo para estrechar los vínculos de comunión afectiva y efectiva con el sucesor de Pedro.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.