Comunión y universalidad

Mons. BarrioMons. Julián Barrio    Queridos diocesanos: Dentro de escasas fechas, los obispos de la Provincia Eclesiástica de Galicia, efectuaremos en Roma la visita “Ad Limina Apostolorum”. Será entre los días 3 y 8 del próximo mes de marzo. Como bien sabéis, esta visita  es un signo de comunión eclesial, de colegialidad episcopal y expresión de la universalidad de la iglesia, además de una demostración de la caridad fraterna entre los distintos obispos y el Papa, sucesor de Pedro, “principio y fundamento perpetuo y visible  de unidad, tanto de los obispos como del la muchedumbre e fieles” (LG 23).

El apóstol Pablo nos dejó su propio testimonio del encuentro con el apóstol Pedro en Jerusalén, al comentar en su Carta a los Gálatas que “después, pasados tres años, subí a Jerusalén para conocer a Cefas y permanecí quince días con él” (Gal 1,18), consciente sin duda alguna de que Pedro había recibido del Señor el encargo de “confirmar a sus hermanos” (cf. Lc 22, 32). En torno al siglo IV, la Iglesia  vivió esa experiencia de cercanía y proximidad con el Sucesor de Pedro en Roma, ciudad en la que también recibió el martirio el gran apóstol de los gentiles, Pablo de Tarso. En la visita a sus tumbas, a la de San Pedro y a la de San Pablo, se simboliza con el paso de los siglos no solo la veneración a sus figuras sino la entraña de comunión de todas las comunidades de creyentes con la Iglesia de Roma, sede del Vicario de Cristo. Fue en el siglo XVI, con el papa Sixto V, cuando la visita “Ad Limina Apostolorum” se sistematiza y adquiere la naturaleza que hoy se recoge en el  Código de Derecho Canónico (c. 399 y 400). De este modo, todos los obispos diocesanos deben visitar las tumbas de los Apóstoles, reunirse con el Sumo Pontífice y presentarle un informe o relación de sus respectivas diócesis.

El encuentro con el Santo Padre será un acontecimiento gozoso. Como Pastor de esta Iglesia local que peregrina en Compostela y que guarda piadosamente la memoria y el sepulcro apostólico de Santiago el Mayor, tendré ocasión de informar al Obispo de Roma, que nos preside a todos en la caridad, sobre la situación de nuestra Archidiócesis. Será un momento para compartir y expresar nuestras iniciativas y dificultades, nuestras esperanzas y debilidades, nuestros logros y nuestras deficiencias, nuestro presente y el futuro que entre todos queremos construir apostólicamente con los trabajos del Sínodo Diocesano, con fraterna sinceridad y con la confianza de que la Barca del Señor Santiago quiere seguir navegando en la estela de la Barca de Pedro, con el corazón y los ojos fijos en Cristo Resucitado.

Quiero dar las gracias a cuantos han contribuido, a lo largo de los últimos meses, a preparar la relación que ha sido ya enviada al Romano Pontífice. Este trabajo, arduo pero necesario, también es manifestación del espíritu de honda comunión que nuestra Iglesia profesa con aquel a quien el Señor dijo “tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16, 18).

Queridos diocesanos, en esas jornadas de estancia y trabajo en Roma, vuestro arzobispo y su obispo auxiliar os tendremos presentes a todos y cada uno de vosotros en las Eucaristías que celebraremos en el altar de las basílicas que acogen las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo. Que vuestra plegaria, también, se una a la oración que elevaremos, en compañía de los obispos de la Iglesia que peregrina en España, como acción de gracias y expresión de filial afecto al “dulce Cristo en la tierra”, como gustaba llamar Santa Catalina de Siena al Sucesor de Pedro. Pido a todos: sacerdotes, miembros de la Vida Consagrada y laicos, que encomendéis al Señor, por medio de la Virgen María y con la intercesión del Apóstol Santiago, los frutos de esta visita. Que la oración de toda la Iglesia que peregrina en nuestra Archidiócesis, sea manifestación de esa unidad en el Espíritu y anhelo ferviente de seguir predicando, con nuestra vida y nuestras obras, la Buena Noticia del Evangelio de Nuestro Señor Jesús.

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

+ Julián Barrio Barrio,

Arzobispo de Santiago de Compostela

Mons. Julián Barrio Barrio
Acerca de Mons. Julián Barrio Barrio 163 Articles
D. Julián Barrio Barrio preside la Iglesia Compostelana desde el día 25 de febrero de 1996, fecha en que tomó posesión de la Sede para la que había sido nombrado por el Papa Juan Pablo II el día 5 de enero del mismo año. Cuando este evento se produjo, llevaba ya dos años con nosotros. Había llegado desde la Iglesia hermana de Astorga el día 7 de febrero de 1993 en pleno Año Jubilar, siendo consagrado en nuestra Catedral como Obispo Titular de Sasabe y Auxiliar de su antecesor. Desde octubre de 1994 hasta su nombramiento gobernó la archidiócesis como Administrador Diocesano. Nació en Manganeses de la Polvorosa, provincia de Zamora y Diócesis de Astorga, el 15 de Agosto de 1946. Cursó los estudios de Humanidades y de Filosofía en el Seminario Diocesano de Astorga. Distinciones: - Medalla de Honor de la Universidad en la Licenciatura de Historia de la Iglesia en la Facultad de Historia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1974). - Medalla de Oro en el Doctorado en la Facultad de Historia de la Iglesia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1976). - Medalla de Oro de la Ciudad de Santiago y Título de Hijo Adoptivo. - Caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Miembro de la Confraternidad de Nosa Señora da Conceçao. - Capellán Gran Cruz Conventual “Ad honores” de la S. O. Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta. - Medalla de oro del Concello de Vila de Cruces. Premio de Santa Bona de la Ciudad de Pisa (Italia). Títulos Académicos: Es Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca (1971), Doctor en Historia de la Iglesia por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1976) y Licenciado en Filosofía y Letras, Sección de Geografía e Historia, por la Universidad de Oviedo (1979). Publicaciones: - Félix Torres Amat (1772-1847), Un Obispo reformador, Roma 1977. - La Junta de ancianos de la iglesia de Gibraltar: Anthologica Annua. - Aportación para un epistolario de Félix Torres Amat: Anthologica Annua. - Proceso a un clérigo doceañista: Astorica. - 25 Años de Postconcilio en el Seminario: 25 Años de Ministerio episcopal en la Iglesia Apostólica de Astorga, Astorga 1993. - La formación de los sacerdotes del mañana, (1989). - Peregrinar en Espíritu y en verdad. Escritos Jacobeos (2004). - Peregrinando en esperanza. Lectura creyente de la realidad actual (2007). Cargos: - Bibliotecario del Instituto Histórico Español, anejo a la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat en Roma, de donde fue Becario. - Secretario de Estudios y Vice-Rector del Seminario Mayor Diocesano de Astorga (1978-1980). - Rector del Seminario Mayor Diocesano y Director del Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario de Astorga (1980-1992). - Profesor de Historia Eclesiástica en el Seminario Mayor y de Historia de España en 3º de BUP y de Contemporánea en COU en el Seminario Menor (1980-1992). - Profesor de la UNED en la sección delegada de Valdeorras en A RUA PETIN (1991-1993). - Miembro del Consejo Nacional de Rectores de Seminarios (1982-1985). - Miembro del Consejo de Consultores del Obispo de Astorga. - Secretario del Consejo Pastoral Diocesano de la diócesis de Astorga (1991-1992). - Nombramiento de Obispo Auxiliar de Santiago de Compostela el 31 de Diciembre de 1992. Ordenación episcopal el 7 de Febrero de 1993. Responsable de la sección de los Seminarios Mayores en la Comisión Episcopal de Seminario y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. - Obispo Administrador Diocesano de la Archidiócesis de Santiago desde octubre de 1994. - Nombrado Arzobispo de Santiago de Compostela el 5 de enero de 1996, de cuya Sede toma posesión el 25 de febrero. - Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española (1999-2005). - Miembro de la Permanente de la Conferencia Episcopal Española (Marzo 1999…). - Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (Marzo 2005-2011). - Miembro del Comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (2011…).