Visitemos al Papa para fortalecer la comunión eclesial

Mons. VivesMons. Joan E. Vives     Del 24 al 8 de marzo los Obispos de España estamos llamados realizar la Visita «ad limina Apostolorum«, «en el umbral de los sepulcros de los Apóstoles» Pedro y Pablo. Los Obispos de Cataluña lo haremos los días 3 al 8 de marzo de forma conjunta. Tendremos un encuentro de todos con el Papa el día 3 de marzo, más formal, y el día 7 seremos los Obispos de Cataluña quienes tendremos un encuentro más personal y dialogado con el Papa Francisco. Es una visita que no sólo afecta al Obispo diocesano o sus colaboradores más inmediatos, sino que cada Obispo con su Iglesia diocesana, va al encuentro del Santo Padre para afianzar los vínculos de la comunión eclesial, del amor mutuo y la unidad para la misión.

«Simón, yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos» (Lc 22,31-32). La relación entre los Apóstoles y la Cabeza del Colegio Apostólico, San Pedro, y sus sucesores, viene fundamentada en Jesús mismo, y es una relación de servicio a la fe de la Iglesia y la caridad de todo el Cuerpo de Cristo. Entre las dimensiones esenciales del ministerio episcopal está la de hacer viva y operante la comunión entre la Diócesis de la cual cada Obispo es servidor y Pastor, con la Diócesis de Roma y con su Obispo, el Papa, centro de la catolicidad y fundamento visible de la unidad y de la comunión de toda la Iglesia. «Este Colegio Apostólico, en cuanto compuesto de muchos, expresa la variedad y universalidad del Pueblo de Dios, y en cuanto agrupado bajo una sola Cabeza, la unidad de la grey de Cristo» (LG 22). Es así como se comprende que entre las cosas importantes que le son reclamadas a todo Obispo diocesano destaque la obligación de tener un especial contacto con el Santo Padre, de manera que éste, como sucesor de San Pedro, pueda dedicar atención a aquella particular porción del Pueblo de Dios que es la Diócesis.

El Código de Derecho Canónico ordena que «cada cinco años el Obispo diocesano presente al Romano Pontífice una relación sobre la situación de su Diócesis, según el modelo determinado por la Sede Apostólica y en el tiempo por ella establecido» (c. 399,1), y en los meses posteriores a la presentación de este informe quinquenal, «que el Obispo diocesano vaya a Roma para venerar los sepulcros de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y se presente al Romano Pontífice. El Obispo debe cumplir personalmente esta obligación a no ser que se encuentre legítimamente impedido» (c. 400,1-2). Estos dos deberes provienen de una antiquísima y venerable tradición teológica, canónica y espiritual. El Papa, sucesor de Pedro, «confirma» la fe de sus hermanos y se establece así una unidad que viene del Señor, que les ha llamado y les ha enviado como apóstoles suyos, a uno como cabeza y al otro como miembro del Colegio Apostólico. Jesús se lo decía al subir al cielo: «Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que va a venir sobre vosotros y seréis mis testigos… hasta el confín de la tierra» (Hch 1,8).

Es por ello que en los próximos días os pido que intensifiquéis vuestra oración por la persona del Santo Padre Francisco y su ministerio de unidad en la comunión, y también por todos los Obispos de Cataluña y del resto de España, para que esta Visita sea un momento de gracia para nuestras Iglesias diocesanas, que, renovadas por el Espíritu Santo, puedan llevar a cabo su misión con fortaleza, esperanza y alegría.

+ Joan E. Vives Sicilia

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 333 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).