La Iglesia en las grandes ciudades

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach       Con este comentario quisiera comunicar una iniciativa para el año que hemos empezado: la celebración en Barcelona de un Congreso internacional de Pastoral en las Grandes Ciudades, que ya está en una fase bastante avanzada de programación. Es un evento que se realizará en Barcelona durante este año, pero que tendrá un alcance internacional.

Siempre he pensado que los pastores de las grandes ciudades deberíamos ayudar más. Durante las congregaciones generales previas al cónclave, hablé de ello con el cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de una gran ciudad –Buenos Aires–, y coincidimos en este interés y preocupación.

Un primer paso, previsto para el próximo mes de mayo, será un congreso de sociólogos, teólogos y expertos en la acción pastoral sobre cómo hacer presente el Evangelio y la Iglesia en las grandes concentraciones urbanas.

Después de escuchar a los expertos, vendrá el segundo paso: un encuentro de los arzobispos y obispos de una treintena de grandes ciudades de todo el mundo para reflexionar especialmente sobre las maneras de aplicar a la vida práctica las orientaciones que nos hayan propuesto los expertos.

¿Qué pretendemos con esta iniciativa? Sencillamente, mejorar la vida cristiana en las grandes ciudades. Sabemos que el tema ha preocupado siempre a nuestro Santo Padre Francisco, desde los años en que fue obispo auxiliar primero y arzobispo después de una gran concentración urbana, conocida como el gran Buenos Aires. En la audiencia que me concedió el 6 de septiembre pasado, me dio un informe sobre esta tema que le habían enviado desde Buenos Aires y que me guardaba pensando en nuestro congreso. Una prueba de este interés del Santo Padre es lo que dice en los números 71 a 75 de su Exhortación apostólica titulada La alegría del Evangelio.

Atendiendo a este hecho, el deseo de los arzobispos y obispos reunidos en Barcelona es que, acabadas las reuniones, podamos poner en manos del Papa las conclusiones de nuestros trabajos y escuchar sus orientaciones.

Podríamos decir que la Iglesia no lo tiene fácil en las grandes ciudades. Francisco habla de los «desafíos de las culturas urbanas» en el apartado que he citado de la Exhortación Evangelii gaudium. Sin embargo, la Iglesia no puede olvidar que las primeras comunidades cristianas fueron urbanas, nacidas en las grandes ciudades de aquel tiempo, y que sólo más tarde nacieron las comunidades cristianas en el mundo rural, los llamados pagus, donde fue más persistente el paganismo.

Si tengo que decir con qué propósito esperamos realizar esta iniciativa, no encuentro mejores palabras que estas del papa Francisco en la Exhortación mencionada (n. 71): «Necesitamos reconocer la ciudad desde una mirada contemplativa, esto es, una mirada de fe que descubra al Dios que habita en sus hogares, en sus calles, en sus plazas. Dios vive entre los ciudadanos promoviendo la solidaridad, la fraternidad, el deseo de bien, verdad y justicia. Esta presencia no debe ser fabricada, sino descubierta, aunque sea a tientas, de manera imprecisa y difusa».

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

@sistachcardenal 

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.