"En vísperas de la Visita AD LIMINA"

Mons. Julian LópezMons. Julián López      Queridos diocesanos:

Tengo la satisfacción de anunciaros que los obispos de la Provincia Eclesiástica de Oviedo realizaremos, desde el día 3 al 7 de marzo próximo, la conocida como Visita ad limina Apostolorum -la expresión alude a la entrada de la casa de los Apóstoles- que todo obispo debe realizar cada cinco años, aunque últimamente se rebasa esta cifra. La finalidad de la visita es honrar los sepulcros de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y encontrarnos con el Sucesor de Pedro, el Obispo de Roma, hoy el Papa Francisco. Este encuentro tiene un significado preciso: acrecentar nuestro sentido de la responsabilidad como sucesores de los Apóstoles y fortalecer la comunión con el que tiene la misión de confirmar a sus hermanos (cf. Lc 22, 32). La visita, además, constituye un momento importante para la vida de nuestras respectivas Iglesias locales, las cuales, por medio de sus pastores, consolidan los vínculos de fe, de caridad y de disciplina que las unen a la Iglesia de Roma, cabeza y madre de las demás Iglesias del orbe, y al entero cuerpo eclesial. La última visita la hicimos en 2005 siendo recibidos por el futuro santo Juan Pablo II el día 27 de enero, días antes de caer enfermo en la que fue su última enfermedad. En efecto, nosotros fuimos los últimos obispos que recibió oficialmente.

En el encuentro con el Papa cada obispo ofrece una breve información de su Diócesis y responde a las eventuales preguntas del Santo Padre. Se repite de algún modo el encuentro narrado por San Pablo, cuando convertido ya en apóstol, acudió a Jerusalén para «ver y hablar con Pedro, permaneciendo quince días con él» (Gál 1, 18). Catorce años después repetía el gesto, «exponiendo el evangelio que yo predico a los paganos… para no hallarme en el riesgo de correr o de haber corrido en vano» (Gál 2, 2).La visita ad limina se viene haciendo desde la más remota antigüedad. A principios del siglo II San Policarpo, discípulo de San Juan Evangelista, estuvo en Roma para resolver con el Papa Aniceto la cuestión de la fiesta de la Pascua. En mayo del 567, San Gregorio Magno recordaba la costumbre de los obispos de visitar cada tres años la Sede Apostólica. Este mismo Papa estableció ya la visita quinquenal. El Concilio de Trento y el Papa Sixto V (+ 1590) regularon la normativa referente a la visita ad limina. En la actualidad se rige por el Código de Derecho canónico y por el Directorio para el Ministerio pastoral de los Obispos (2004).

A la Provincia Eclesiástica de Oviedo se nos ha citado precisamente para el día 3 de marzo a las 10’30 h. en el Palacio Apostólico. A las 12 h. del mismo día el Papa recibirá también a la entera Conferencia Episcopal Española, es decir, a los obispos que han realizado la visita la semana anterior y a los que la iniciamos precisamente dicho día. La visita comprende también varios momentos litúrgicos, pastorales y de fraterno intercambio en los diferentes organismos de la Curia Romana. En este sentido nosotros tenemos prevista una concelebración en la Capilla Clementina de la cripta de la Basílica Vaticana, junto a la tumba del Apóstol San Pedro. Acudiremos también a las otras basílicas mayores: San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros. En los encuentros en las Congregaciones y Pontificios Consejos trataremos temas relacionados con las competencias de cada organismo de interés para nuestras diócesis o que aparecen en los informes que cada una ha enviado ya a la Santa Sede. Estos informes contemplan datos estadísticos y una relación detallada de los principales aspectos de la vida de la Iglesia: situación religiosa, vida cristiana, liturgia, catequesis, educación, caridad, justicia social, clero, seminarios, vida consagrada, cooperación misionera, laicado, ecumenismo, pastoral familiar, cultura, medios de comunicación, patrimonio cultural, economía, etc.

Adjunto a esta carta dos fotos, recuerdo de las dos anteriores visitas ad limina en las que tuve ocasión de participar, la primera en 1997 siendo obispo de Ciudad Rodrigo y la segunda en 2005, ya como pastor vuestro. Desde ahora os pido que recéis por el fruto espiritual y pastoral de la próxima visita. Voy a Roma con toda la ilusión y con la conciencia de mi responsabilidad. Me sentiré acompañado y apoyado por todos vosotros. Con mi cordial saludo y bendición:

Con mi cordial saludo y bendición:

+ Julián López,

Obispo de León

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 152 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984. Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983). Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993). Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989). El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril. El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella