"Soledad poblada de aullidos"- Dt. 32, 10

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell    Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

El libro del Deuteronomio presenta en el capítulo 32 el denominado “Cántico de Moisés” en el que se afirma que, cuando el Altísimo trazaba las fronteras de las naciones, “la porción del Señor fue su pueblo” (v. 9). Y, para narrar lo que Dios hizo en favor de Israel, añade: “Lo encontró en una tierra desierta, en una soledad poblada de aullidos: lo rodeó cuidando de él, lo guardó como a las niñas de sus ojos” (v. 10).

El Señor eligió por pura benevolencia al pueblo escogido. Estableció con él una alianza de amor generoso y desprendido. Cuidó del pueblo y mostró solicitud, preocupación y delicadeza. Israel habitada en una “tierra desierta”, vivía en una “soledad poblada de aullidos”.

La imagen de la tierra desierta nos es familiar. Desde el punto de vista del paisaje y desde la mirada interior que nos hace vislumbrar la distancia entre nuestros proyectos y nuestros resultados, entre nuestras iniciativas y nuestros logros.

“Es tierra desierta”, podemos decir, en ocasiones, ante la reducida respuesta a nuestra labor pastoral, la poca asistencia a las celebraciones eucarísticas, la despoblación evidente del ámbito rural, el fenómeno creciente de las personas que viven con actitudes ajenas a la fe cristiana.

Pero también conocemos la radical transformación que se ha producido en las tierras resecas a las que ha llegado el regadío. Se ve vida donde antes no había más que abrojos. Se ve futuro donde no había apenas esperanza. Por eso, entendemos lo que nos dice el Papa Francisco en la Exhortación apostólica “Evangelii gaudium”: “hoy se nos plantea el desafío de responder adecuadamente a la sed de Dios de mucha gente, para que no busquen apagarla en propuestas alienantes o en un Jesucristo sin carne y sin compromiso con el otro” (nº 89). Y nos invita: “estamos llamados a ser personas-cántaros para dar de beber a los demás” (nº 86).       ¡Cuántas personas experimentan soledad! Las relaciones interpersonales tienden a crecer en número, pero no maduran en intensidad. Son relaciones superficiales, epidérmicas, que no dejan huella “ni una señal de virtud que poder mostrar” (Sab 5,13).

Hay una soledad “sonora”, a la que llegan permanentes ecos de la persona amada: la soledad del claustro monástico, la soledad del silencio orante, la soledad de la meditación, la soledad de quien disfruta de su trabajo pensando en servir a los demás, la soledad de quien se concentra con el objeto de ser preciso.

Y hay una “soledad poblada de aullidos”, habitada por rupturas, desquiciada por heridas, agredida y agresiva. Una soledad en la que no se perciben ecos, sino ruidos, gritos, rugidos, palabras altisonantes, insultos. El silencio expectante en medio de una sana competición deportiva puede convertirse en aullido quejumbroso ante una actitud inapropiada.

La soledad se puebla de aullidos cuando reconocemos ante el Espíritu Santo: “mira el vacío del hombre su Tú le faltas por dentro”. El vacío interior tiende a ser habitado, el espacio siempre es ocupado. De nosotros depende que sea el Espíritu el huésped interior, el genuino, el sanador. “Encerrarse en sí mismo es probar el amargo veneno de la inmanencia, y la humanidad saldrá perdiendo con cada opción egoísta que hagamos” (Evangelii gaudium 87).

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+ Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 339 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.