Fe y caridad. Dar nuestra vida por los hermanos

Mons. Jesús García BurilloMons. Jesús García Burillo     “Fe y caridad. Dar nuestra vida por los hermanos (1 Jn 3,16)” es el lema que propone a nuestra consideración la XXII Jornada Mundial del Enfermo, que celebramos el pasado martes, 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes.

Queridos diocesanos, como veis, en continuidad con el Año de la fe, que durante todo el año pasado hemos venido celebrando, se hace de nuevo hincapié en un tema tan importante para todo bautizado como es la Fe y su consecuencia inmediata, la caridad: «Si alguno dice: “Amo a Dios”, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve» (1 Jn 4,20).

Así se expresaba Benedicto XVI en la carta apostólica Porta fidei: «La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y la caridad se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino».

Me dirijo especialmente a vosotros, protagonistas de este día: los enfermos, todos los que estáis aquejados por enfermedades físicas o psíquicas; cuantos estáis atravesando circunstancias dolorosas, todos los que estáis a punto de perder la esperanza y sentís que se va apagando la luz de vuestras vidas. Hago mías las palabras del Papa Francisco en esta Jornada: « la Iglesia reconoce en vosotros una presencia especial de Cristo que sufre… dentro de nuestro sufrimiento está Jesús, que lleva a nuestro lado el peso y revela su sentido. Cuando el Hijo de Dios fue crucificado, destruyó la soledad del sufrimiento e iluminó su oscuridad». Con vosotros sufre Cristo a vuestro lado. Él redimió el sufrimiento y la muerte, de tal manera que vuestra enfermedad se convierte en instrumento de redención.

Dios se hace presente en vosotros ahora. Experimentad el amor que os tiene, abandonaos confiadamente en Él. Si descubrís ese amor desparecerá todo temor, os abriréis a la esperanza, hará que vuestras enfermedades se conviertan en ofrenda agradable a Dios. Continúa el Papa: «El Hijo de Dios hecho hombre no ha eliminado de la experiencia humana la enfermedad y el sufrimiento», pero esta enfermedad «ya no tiene la última palabra que, por el contrario, es la vida nueva en plenitud;  en unión con Cristo, las experiencias negativas, pueden llegar a ser positivas».

Desde vuestra situación particular, podéis ser protagonistas en la invitación que la Iglesia nos hace a la nueva evangelización. Por medio de vuestra oración, de vuestro dolor ofrecido, podéis apoyar a tantos hermanos nuestros que están llevando la palabra de Dios a aquellos que la desconocen. Vuestra oración se convierte, así, en pilar fundamental sobre el que se sustenta la labor de tantos hombres y mujeres, que también ofrecen su vida por extender el Reino de Dios allí donde no es conocido o donde su presencia se ha debilitado. El Beato Juan Pablo II decía que la fe en Cristo convierte el sufrimiento en «una ocasión para provocar amor, para hacer nacer obras de amor al prójimo, para transformar toda la civilización humana en la civilización del amor» (Salvifici doloris).

Quiero saludar también al personal sanitario y a los voluntarios que con tanto desvelo y profesionalidad cuidáis a nuestros enfermos. En el Buen Samaritano tenéis el modelo de un servicio que está por encima de la raza, del sexo, de la religión, y que solo ve en el otro alguien a quien amar y socorrer. Desde la fe, el enfermo es Cristo mismo. Que vuestro trabajo no os lleve a la rutina ni os haga inmunes al dolor que suprimís o aliviáis.

Finalmente, una referencia cariñosa a las familias que junto al familiar enfermo compartís su dolor. Con vuestros desvelos y cuidados ponéis rostro al amor de Dios. Sois las manos del Señor cuando limpiáis, acariciáis y cuidáis de mil maneras a vuestros seres queridos. No estáis solos en vuestra tarea. Toda la comunidad cristiana os apoya y acompaña con su afecto y oración.

Encomiendo a todos los enfermos, familiares, al personal sanitario y a los voluntarios a María Santísima, salud de los enfermos. Ella como nadie experimentó en su corazón, e hizo suyo, el sufrimiento redentor de su Hijo. Que ella os bendiga y os guarde.

+ Jesús García Burillo

Obispo de Ávila

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).