Caridad hacia los enfermos

Mons. Casimiro LópezMons. Casimiro López Llorente      Queridos diocesanos:

En la Jornada mundial del enfermo, el 11 de febrero, Fiesta de la Virgen de Lourdes, nuestra atención se centra en las personas enfermas y en todos aquellos que les prestan asistencia y cuidado. Recién terminado el año de la fe, el lema de este año reza: «fe y caridad», y lleva el subtítulo “también nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos”. Estás palabras de Jesús nos recuerdan que la fe en Dios, que es Amor, sólo estará viva si se muestra en obras de amor hacia Dios y hacia el hermano; o, mejor, en obras de amor hacia Dios presente en el hermano, en el enfermo, en el atribulado o en el necesitado.

«Venid vosotros, benditos de mi Padre, … porque estuve enfermo y me visitasteis», dirá Jesús al final de los tiempos «porque cuando lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños conmigo lo hicisteis» (cf. Mt 25, 34.36.49).  La relación de fe del bautizado con Dios en Cristo llama a amar al hermano, en especial al que sufre, como si del mismo Cristo se tratara. Un amor que transparente el del Padre, encarnado en el Hijo y derramado en nuestros corazones gracias al Espíritu Santo que se nos ha dado. Ese amor derramado en nosotros tiene necesariamente que derramarse en la cercanía, solicitud, afecto y amor entregado de cada uno a los enfermos y en nuestra acción pastoral como Iglesia; de lo contrario “nuestra fe será vacía”, como nos recuerda la carta del Apóstol Santiago.

Queridos enfermos: sentid en esta Jornada el afecto y el recuerdo, hecho oración, de nuestra Iglesia diocesana y de vuestro Obispo. Muchos de vosotros sabéis que un momento muy especial de la Visita pastoral a las parroquias es la visita a cada uno de los enfermos en vuestra casa. En cada uno de vosotros nos encontramos con el Señor mismo. El Papa Francisco nos recuerda en su mensaje que en los enfermos «la Iglesia reconoce una presencia especial de Cristo que sufre». Quien ama al enfermo, ama al mismo Cristo. Dentro de nuestro «sufrimiento está el de Jesús, que lleva a nuestro lado el peso y revela su sentido». En la Cruz, Jesús, el Hijo de Dios, destruyó la soledad del sufrimiento e iluminó su oscuridad. En la Cruz, Jesús sufre y muere por nosotros; en la Cruz, Dios mismo muestra el misterio de su amor por nosotros, que, como a su Hijo, no nos abandona nunca ni en el sufrimiento ni en la muerte; y así nos infunde esperanza y valor ante dolor y ante la muerte. «Esperanza,  dice el Papa, porque en el plan de amor de Dios también la noche del dolor se abre a la luz pascual; y valor para hacer frente a toda adversidad en su compañía, unidos a él», ofreciendo por amor a Dios y a los hermanos, el propio sufrimiento y dando la propia vida, como Jesús.

De otro lado, en virtud del Bautismo y la Confirmación, los cristianos estamos llamados a configurarnos con Cristo, el Buen Samaritano de todos los que sufren. Jesús estuvo siempre cerca de los que más sufrían y ofreció su amor sanador a enfermos y doloridos por cualquier causa. Como Jesús estamos llamados a curar los corazones heridos y rotos por la enfermedad y la vida. El amor a los enfermos no puede faltar nunca en la vida de un cristiano como tampoco puede faltar en la preocupación y en la acción pastoral de nuestra Iglesia diocesana y de cada parroquia. Los enfermos han de ocupar un lugar destacado en la oración, vida y misión de todas nuestras comunidades cristianas y de los cristianos, siguiendo el ejemplo de Cristo al modo del buen samaritano. A María, salud de los enfermos, le pedimos con confianza filial que ayude a los enfermos a vivir su propio sufrimiento en comunión con Cristo y sostenga a los todos los que los cuidan.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 355 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.