Miles de fieles dan su último adiós a Mons. Rosendo Álvarez

exequias_mons_rosendoA las 11:30h de ayer se abría la puerta de la sacristía de la catedral almeriense para dar salida con cruz alzada al Obispo diocesano que con el Cabildo Catedral procedía a realizar el rito de cierre del féretro del Obispo emérito, Mons. Rosendo Álvarez Gastón.

Mons. Adolfo González Montes,acompañado del Cabildo Catedral y los ministros pronunció las últimas oraciones en la capilla ardiente y colocó el llamado “rollito” en el ataúd. Dentro del rollito unos pliegos recogen la crónica con los datos fundamentales de su vida y de su pontificado episcopal en Almería.

Los pliegos son firmados y sellados por la Canciller Secretaria general del Obispado con el refrendo del Obispo diocesano Mons. González Montes, quien otorga Visto Bueno con la firma y el sello episcopal.

Seguidamente a la colocación del rollito, el Obispo diocesano cubrió el rostro del fallecido con un velo blanco y se procedió a sellar la caja de plomo, introducida en la caja de madera del ataúd.

La comitiva regresó a la sacristía para disponerse al traslado definitivo del féretro ante el altar de la Catedral de la Encarnación, previo recorrido procesional. Precedidos de la cruz alzada y los ciriales, el Seminario y el Cabildo iniciaban la procesión saliendo por la Puerta de los Perdones, detrás el Obispo diocesano y los diáconos; y tras el Obispo el féretro a hombros de los últimos sacerdotes ordenados por el Obispo finado en el año 2002. La Comitiva recorrió el corto trayecto de la calle Velázquez a la Plaza de la Catedral, para llegar hasta a puerta principal del Palacio Episcopal y dirigirse hacia la puerta norte de la Catedral, donde los obispos presentes esperaban la llegada de la comitiva fúnebre.

Llegados a la Catedral y una vez colocado el féretro sobre el sencillo catafalco preparado al efecto, comenzó la santa Misa con los rituales muy hermosos de colocación sobre el féretro de las insignias episcopales y las vestiduras ce la celebración eucarística.

Los fieles llenaban la Catedral. En el tradicional lado del Evangelio se hallaban representaciones de las autoridades locales y provinciales. Alcaldes y miembros de las Corporaciones municipales de la Capital y de la las localidades de la provincia en gran número, junto a las Autoridades de las instituciones civiles y militares. Los familiares del Obispo fallecido, religiosos y religiosas y todo el clero diocesano, acompañados de sacerdotes de otras diócesis.

Presidió la Misa y el sepelio el Obispo de la diócesis Mons. Adolfo González Montes, acompañado de los cardenales de Sevilla y electo de Pamplona, el Arzobispo de Pamplona, diócesis de origen de don Rosendo; Obispo de Jaca, primera diócesis del obispo fallecido; el Arzobispo Metropolitano de la Provincia eclesiástica de Granada y todos los sufragáneos de esta provincia (Cartagena, Málaga, Jaén y Guadix, además de Almería); Arzobispo de Sevilla y el Arzobispo de Mérida-Badajoz; Obispo de Huelva, diócesis en la que Don Rosendo ejerció su ministerio sacerdotal durante años hasta su nombramiento de Obispo; los Obispos de Córdoba y emérito de Cádiz.

El sepelio se realizó en la Capilla de San Indalecio donde reposan algunos de los Obispos almerienses. El Obispo diocesano bendijo la tumba abierta en el suelo de la capilla y se realizaron las oraciones y los cantos litúrgicos que acompañaron el adiós definitivo a los restos mortales del Obispo fallecido.

La comitiva regresó al altar, para escuchar las palabras agradecidas de la familia de Don Rosendo, palabras entrecortadas por la emoción que pronunció una de las hermanas del Obispo fallecido. Mons. González Montes agradeció a los obispos y vicarios generales y sacerdotes acudían con la representación oficial de sus diócesis. Los obispos que no han podido venir hicieron llegar sus condolencias, entre las que destaca el pésame del Papa Francisco, enviada por el nuevo Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin en nombre del Santo Padre, enviada en la tarde del día 4 a Mons. González Montes.

El Obispo diocesano agradecía vivamente a obispos, sacerdotes y fieles presentes su acompañamiento para despedir a Mons. Rosendo Álvarez Gastón que durante trece años y medio fue Obispo de Almería, cuyos restos reposan ya en la Capilla de San Indalecio de la Catedral de la Encarnación, inscrito para siempre en la sucesión apostólica que comenzó con el Obispo Fundador de la Iglesia de Urci-Almería en la Hispania romana. Descanse en la paz del Señor

(Diócesis de Almería)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41949 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).