SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS “ – ¿Es que Cristo está dividido?” (1 Corintios 1, 1 – 17)

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jiménez     Un año más, desde el 18 al 25 de enero, los cristianos, somos convocados para orar por la unidad. El movimiento ecuménico es fruto de la docilidad a la acción del Espíritu Santo. El Concilio Vaticano II ha definido la aspiración ecuménica como un “movimiento cada día más amplio, surgido también entre nuestros hermanos separados, por la gracia del Espíritu Santo, para restablecer la unidad de todos los cristianos” (UR 1).

La práctica universal de esta semana de oración es la que vibra en el documento del Concilio Unitatis Redintegratio, del que se cumple este año el 50º aniversario de su publicación: “La conversión del corazón, la santidad de vida, junto con las oraciones públicas y privadas por la unidad de los cristianos, han de considerarse como el alma de todo el movimiento ecuménico y con toda verdad puede llamarse ecumenismo espiritual” (UR 8).

El lema de este año es: “¿Es que Cristo está dividido?” (1 Corintios 1, 1-17) 17). El apóstol San Pablo en este texto habla de la comunidad cristiana que se reúne en esa ciudad como auténtica “Iglesia de Dios”. En medio de las divisiones de los Corintios, les exhorta vehementemente a la unidad.

A través del bautismo, los cristianos nos comprometemos a seguir a Cristo y a realizar su voluntad. Esta voluntad para sus discípulos, Jesús la expresa en su oración al Padre por la unidad para que otros crean que es el enviado de Dios. Nuestra oración unida a la de Cristo es la expresión del ‘ecumenismo espiritual’. Esta oración es especialmente intensa durante la Semana de Oración en el mes de enero, pero no debe limitarse puntualmente a esta Semana, sino que debe penetrar en nuestra vida diaria.

Sabemos que la unidad de los cristianos no puede realizarse sólo a través de nuestros esfuerzos, sino que es obra del Espíritu Santo, que tenemos que acogerla como don del Espíritu para convertirla en tarea nuestra.

Durante la celebración de esta Semana, nuestras comunidades cristianas de la Diócesis de Santander están llamadas a orar por la unidad, siguiendo las orientaciones de nuestro Director del Secretariado de Ecumenismo, P. Jesús Bilbao, OFM, y de su Equipo de colaboradores, a quienes les doy las gracias por su trabajo constante en favor de la unidad de los cristianos.

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 233 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.