Niños que ayudan otros niños

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol     Hay una bella historia en el origen de la Jornada de la Infancia Misionera que se celebra este domingo 26 de enero.

Comienza en Francia y tiene como protagonista a Carlos Augusto Forbin-Janson, un joven de origen noble que lo tenía todo para triunfar en la vida. A los 21 años Napoleón le nombró auditor del Consejo de Estado, pero él antepuso a los honores su vocación de sacerdote. Fue ordenado a los 33 años y después nombrado obispo.

Desde el primer momento empleó su fortuna en ayudar a los niños pobres, pero su pasión, alimentada por noticias horrendas que le llegaban, fue la de evangelizar China y ayudar a la infancia de aquel país también en sus necesidades materiales.

Le ocurrió como a san Francisco Javier: tenía el pensamiento puesto en China, pero nunca pudo ir allí. Dios le inspiró, sin embargo, una obra de gran trascendencia: la Infancia Misionera. Comenzó pidiendo a los niños que estaban a su alrededor que rezaran una avemaría diaria y ofrecieran una limosna mensual.

La Jornada de la Infancia Misionera se celebra hoy en muchos países alrededor del mundo. Pero no se reduce a un día al año. En Tarragona los grupos de Infancia Misionera se reúnen quincenalmente en horario extraescolar. Lo forman alumnos de cuarto, quinto y sexto de primaria; tienen actividades, juegos, excursiones y participan en iniciativas como «Sembradores de Estrellas», con repercusión ciudadana.

Se trata de que trabajen valores como la paz, la solidaridad, el cuidado de la creación, y  todo ello en el marco del crecimiento de la fe, como un don de Dios, desde la alegría que es propia de esta edad. La mentalidad misionera les ayuda a abrirse a las necesidades de otros niños que viven en países lejanos con quienes desean compartir al mejor amigo: Jesús.

Juan Pablo II llamaba a los niños de la Infancia Misionera «los pequeños grandes colaboradores de la Iglesia y del Papa», y el actual papa Francisco les pone a la Virgen como modelo. En un mensaje, recuerda los párrafos del Evangelio en los que se narra que María acudió deprisa a ayudar a su prima Isabel cuando supo que esperaba un niño. No pensó -dice el Papa- que tendría amigas más cerca que ya cuidarían de ella. Sintió la necesidad de ir, y pronto. Con esta prontitud con que los niños hacen las cosas. La experiencia nos muestra que mientras los mayores vamos andando, los niños van corriendo.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.