Niños, os animo a ser protagonistas

Mons. Alfonso MilianMons. Alfonso Milián       Aún me punza en el corazón una escena que presencié en una zona muy pobre del Congo: tres niños apoyados contra una pared, tristes, silenciosos y sin jugar. Como llevaban un buen rato de esa manera tan poco normal para unos niños, pregunté qué ocurría. La respuesta fue lo que me dolió: el maestro les había echado de la escuela porque no podían pagar lo que acostumbraban a darle. En aquella zona eran los padres quienes mantenían al maestro, en dinero o en especie. Las familias de aquellos niños no podían pagar y los pequeños no podían estar en la escuela y sufrían por ello.

Queridos niños: os recuerdo esta historia en el domingo de la Infancia Misionera. Con ocasión de la última Navidad tuve una bonita celebración con muchos de vosotros. Después salisteis por las calles cantando villancicos y fuisteis a las residencias de la Tercera Edad para felicitar la Navidad a las personas mayores que allí viven, sembrando estrellas. Con ellas buscabais que todos ayudemos a tantos niños pobres del mundo, cuya situación os preocupa y entristece. Ese gesto de sembrar estrellas durante la Navidad es un gesto muy hermoso, que recuerdo con cariño y la gente agradece.

En nuestro mundo hay muchos niños que lo pasan muy mal por diversos motivos: unos no tienen alimentos, carecen de los medicamentos más elementales y no tienen escuelas, otros sufren las terribles consecuencias de las guerras o son arrancados de su familia para convertirlos prematuramente en soldados, otros, en fin, son raptados y obligados a prostituirse… Muchos niños que viven en la calle, sin padres que les cuiden y se preocupen de ellos, terminan siendo víctimas de las drogas y de la prostitución. Cuando les falta la familia, la comida y la educación, ¿qué otro futuro les espera? Además, sufren serias carencias sanitarias. Enfermedades que entre nosotros tienen curación son mortales para ellos, por falta de medicamentos y de atención
sanitaria.

Hacia esta infancia, tan abundante en los países de misión, os pido que volváis los ojos. Vosotros, niños, sois los protagonistas en la jornada de la Infancia Misionera, con vuestras oraciones y con vuestros donativos, fruto de vuestras generosas privaciones para ayudar con ellas a los que tienen mucho menos que vosotros. También
vuestros padres, tutores y educadores se sentirán solidarios con esta preocupación por la Infancia Misionera.

En el año pasado, la ayuda enviada a las Misiones en esta jornada fue de casi veintidós millones de euros. La Iglesia española colaboró con más de dos millones. Con ellos se financiaron más de tres mil proyectos dedicados a construir colegios, hospitales y orfanatos donde acoger a esos niños del Tercer Mundo que carecen de casi todo.

Pero la Infancia Misionera es más que una obra social o asistencial. Pretende también dar a conocer a Jesús y su Evangelio a todos esos niños para ofrecerles los valores y la esperanza que pueden hacer que sus vidas sean fraternas y felices. En esta jornada os invito a rezar y a ser generosos. Mi experiencia me dice que los niños sois
capaces de mejorar el mundo. Os animo, pues, a ser protagonistas de verdad.

Os bendice vuestro Obispo.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.