Jornada de la Infancia Misionera

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández       Queridos hermanos y amigos:

Este domingo celebramos la Jornada de la Infancia Misionera. Jornada que incluye a los más pequeños de nuestras comunidades en la labor misionera de la Iglesia. Los niños de nuestras parroquias, especialmente los que se preparan para recibir la Comunión, se han implicado desde antes de Navidad en esta Jornada con distintas actividades.

En esta Jornada han tenido siempre un protagonismo especial los niños de nuestras comunidades a los que se les ha invitado a ser también ellos misioneros. Nadie mejor que ellos comprenden lo que significa ayudar a otros niños y, a la vez, nadie mejor que ellos para que desde pequeños comprendan lo importante que es transmitir la alegría de da la fe y ser amigos de Jesús.

Las actividades que desde antes de Navidad los más pequeños han emprendido para celebrar esta Jornada de hoy han querido ayudarles a compartir la fe y los medios naturales. En muchas parroquias y colegios se preparó esta Jornada con las catequesis que la Delegación de Misiones de la Diócesis ofreció a todos. En muchos hogares ha estado presente la “hucha para compartir”, que los niños dibujaron y recortaron y que con la generosidad de toda la familia se ha ido rellenando y que hoy en muchas parroquias habréis presentado en el ofertorio de la Misa. También en muchos lugares habéis recibido la pequeña estrella de la Navidad que los niños os han ofrecido para recordar la alegría de la Navidad y lo importante que es transmitir la luz del Evangelio.

Os invito a todos a colaborar con los más pequeños en esta Jornada. La obra de la Infancia Misionera cuenta con un Fondo Universal de Solidaridad, donde se recogen todas las aportaciones económicas de los pequeños. De él cada país  toma lo que hace falta para atender las necesidades sociales y pastorales de los niños que carecen de lo necesario para subsistir en países pobres. Como siempre, podemos decir, que con nuestra pequeña aportación se repite el milagro de la multiplicación de los panes y de los peces.

El Señor siempre se sirve de las cosas pequeñas para hacer obras grandes. Esta Jornada de la Infancia Misionera nos lo demuestra; en primer lugar porque estamos sembrando en el corazón de los más pequeños lo importante que es transmitir la fe y ser siempre misioneros y, en segundo lugar, porque ante una sociedad tantas veces egoísta e insolidaria, ponemos en ellos los valores del compartir y de la generosidad que, sin duda, colaboraran a hacer una sociedad mejor.

Elevemos hoy nuestra oración junto a los niños de todo el mundo para que el Evangelio llegue a todos y con él la fe, la esperanza y la alegría renueven los corazones y construyan una nueva sociedad fundamentada en el amor.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 240 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.