Jornadas de migración y semana de oración por los cristianos

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández    Queridos hermanos y amigos: Hoy quiero reflexionar con vosotros sobre dos temas que coinciden en estos primeros días del año. Por una parte, en este domingo, celebramos la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado y, por otra parte, del 18 al 25 de enero celebramos el Octavario o Semana de oración por la unidad de los cristianos.

Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado

Todos recordamos la visita del papa Francisco, el 8 de julio de 2013, a la pequeña isla de Lampedusa, en el sur de Sicilia, célebre por el desembarco continuo de emigrantes y que tantas veces es noticia ya que en las dos últimas décadas más de 25.000 personas han perdido sus vidas en el intento desesperado de salir de la pobreza o de la persecución de sus países de origen. Las costas del sur de España también nos recuerdan tantas veces esta realidad que conmueve nuestro corazón.

Como nos dice el mensaje de la Comisión Episcopal de Migraciones para este día: A los inmigrantes les abrimos las puertas cuando los necesitamos y se las cerramos cuando su presencia choca con nuestros intereses. El papa Francisco en su homilía en Lampedusa decía: Hoy nadie en el mundo se siente responsable de esto; hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraterna; hemos caído en la actitud hipócrita del sacerdote y del servidor del altar, de los que hablaba Jesús en la parábola del Buen Samaritano: vemos al hermano medio muerto al borde del camino, quizás pensamos “pobrecito”, y seguimos nuestro camino, no nos compete; y con eso nos quedamos tranquilos, nos sentimos en paz.

Por ello en este día debemos todos hacer, como nos decía el Papa en aquella ocasión, un acto de penitencia: Pedimos perdón por la indiferencia hacia tantos hermanos y hermanas, te pedimos, Padre, perdón por quien se ha acomodado y se ha cerrado en su propio bienestar que anestesia el corazón, te pedimos perdón por aquellos que con sus decisiones a nivel mundial han creado situaciones que llevan a estos dramas. ¡Perdón, Señor!

Semana de oración por la unidad de los cristianos

Durante estos días estamos también celebrando la Semana de oración por la unidad de los cristianos. Es el deseo del Señor que quiere que todos los cristianos “seamos uno”. Con ocasión de este octavario podemos dar un paso en ese identificarnos con los mismos sentimientos de Jesús. Como nos decía el beato Juan Pablo II en estos días concretamos con nuestra oración el deseo de la unidad de la Iglesia y de todos los cristianos (Encíclica Ut unum sint, nn. 1 a 4)

En estos días pedimos al Señor que acelere los tiempos de la ansiada unión de todos los cristianos. Con palabras del papa Francisco pidamos a Dios: ayúdanos a ser miembros del Cuerpo de la Iglesia siempre profundamente unidos a Cristo; ayúdanos a no hacer sufrir el Cuerpo de la Iglesia con nuestros conflictos, nuestras divisiones, nuestros egoísmos; ayúdanos a ser miembros vivos vinculados entre sí por una sola fuerza, la del amor, que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 217 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.