Atender a los inmigrantes

Mons Ángel RubioMons. Ángel Rubio       Es una realidad en España que ha pasado, en solo treinta años, de ser un país de emigrantes a convertirse en un destino a alcanzar por miles de personas inmigrantes que buscan condiciones dignas de vida. Este domingo día 19 de enero se celebra la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado con el lema: “Con los emigrantes y refugiados: hacia un mundo mejor”.

En nuestra diócesis ha crecido notablemente el campo de la inmigración y hemos tomado conciencia de ello. Así Cáritas, tanto diocesana como parroquiales, las Religiosas de María Inmaculada, las Asociaciones Vicencianas, y otras instituciones eclesiales asisten a este grupo numeroso de inmigrantes de múltiples maneras: atención primaria, tramitación de documentación, bolsas de empleo, clases de español, etc. En este sentido, existe una buena coordinación con otros organismos sensibles a esta realidad, como son Cruz Roja, Servicios Sociales de los Ayuntamientos, Diputación, Comisaría, Subdelegación del Gobierno, etc.

Cáritas intenta preparar, a través de diversos cursos y talleres, a las personas con las que se lleva a cabo un seguimiento personal para que puedan conseguir un trabajo digno. Así mismo, no podemos olvidar, que los inmigrantes son personas que también tienen necesidades espirituales, por ello en la acogida cristiana se ha de contemplar la integración en nuestras parroquias y comunidades de aquellos inmigrantes cristianos que son de nacionalidades y culturas distintas. Esta integración  eclesial contribuye a favorecer la creación de una sociedad justa, pacífica y fraterna. Entre los inmigrantes una categoría que se ha de tener muy en cuenta son los estudiantes de otros países, que por motivos de estudio se encuentran lejos de su casa.

La solución verdadera al problema de la inmigración es procurar que en su patria haya suficientes puestos de trabajo y un entramado social apto de modo que nadie necesite emigrar. Por tanto, todos deberíamos trabajar para lograr este objetivo y  promover un desarrollo social que permita ofrecer a estas personas un futuro en su tierra de origen.

Es muy importante también ayudar a las familias para que se sientan protegidas y que no queden destruidas. Se debe hacer todo lo que se pueda. Después naturalmente hay que trabajar todo lo posible contra la precariedad laboral y contra la violencia y ayudar para que puedan llevar una vida digna.

Actualmente los poderes públicos se encuentran en este tema con serios problemas; para evitar tensiones y conflictos graves han de ordenar y hacer una legislación justa y sobre todo humana. Los ciudadanos han de acoger a los inmigrantes con respeto. La humanidad de un hombre  o una mujer se prueba precisamente en el respeto y consideración al extraño. No se pueden tener recelos ni odio a los inmigrantes, no se les puede explotar con mano de obra barata en trabajos que nadie quiere. Los cristianos, las comunidades cristiana, las diócesis no podemos permanecer ajenos y como espectadores más o menos inquietos ante este asunto capital. Es necesario interesarnos por él y trabajar. No podemos desentendernos del hecho lacerante de que haya gente todavía que se muere de hambre, que esté condenada al analfabetismo, que carece de la asistencia médica más elemental o que no tiene techo donde cobijarse. Esa es la raíz de las migraciones.

Los cristianos deben haber aprendido de Jesús en su parábolas del Buen samaritano que el prójimo  a quien debemos amor es el extraño a quién nos acercamos en su necesidad.

+ Ángel Rubio Castro

Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.