Los nuevos Reyes Magos

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol     El Nuevo Testamento, poniendo de relieve la lejanía de la que procedían los Reyes Magos que acudieron a adorar al Niño, da a entender que la Epifanía es, ante todo revelación de Jesucristo a todos los pueblos. Ya no hay fronteras de la Tierra Prometida, ni de familias o clanes, ni el Hijo de David ha nacido para continuar la estirpe, ni para fortalecer la tribu de Judá o el territorio de Israel. Dios se encarnó para salir al encuentro de la humanidad entera.

Benedicto XVI, releyendo los textos del concilio Vaticano II, señaló que en nuestro mundo moderno y globalizado, los nuevos Magos podrían ser los políticos, los científicos y los líderes religiosos.

Los políticos, ya que a los gobernantes toca en primer lugar promover la paz y el orden social entre los hombres, sin olvidar que Dios es el padre de todos; los científicos, hombres del pensamiento y la ciencia, porque deben buscar sin cansancio la verdad, y Cristo es la Verdad suprema; y finalmente los líderes de las distintas religiones, en cada una de las cuales se encuentran estas semillas de verdad esparcidas en el mundo que Dios creó.

Y bien, podemos pensar ¿qué hay de nosotros, los que no tenemos capacidad de gobierno, ni destacamos por la ciencia ni somos líderes de nada?

Podemos encontrar a Cristo en su manifestación -Epifanía- incluso antes que aquellos personajes, del mismo modo que los pastores que cuidaban sus rebaños en Belén llegaron antes que los Magos a adorar al Niño.

Hemos comenzado un año nuevo. Cualquiera que sea nuestra posición en la sociedad, trabajadores, intelectuales, amas de casa, jóvenes, ancianos, padres de familia, profesionales, parados…Estamos llamados a seguir la estrella que nos conducirá al Mesías. No adoremos a otros dioses: al dios-placer, al dios-egoísmo, al dios-dinero, al dios-éxito. Ninguno es el Dios verdadero.

A él lo encontraremos siguiendo la estrella a través de la oración, de la caridad con todos, de las alegrías sanas, de la solidaridad con los más necesitados. Es en nuestro corazón donde podemos hallar a Dios, conversar con él y descansar de nuestras preocupaciones. Y esto podemos vivirlo en nuestras casas o en el lugar de trabajo o en plena calle, aunque también, y es mi recomendación, acercándonos a esta luz titubeante que acompaña en una lamparita a los sagrarios de nuestras iglesias y que, como la estrella de los Magos, se ha detenido allí señalando la presencia de Jesucristo.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.