Domingo en la infroactiva de Navidad fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José. Jornada por la familia y por la vida

Mons. Manuel UreñaMons. Manuel Ureña     Dios se manifiesta en la creación. En esto consiste su revelación natural o cósmica. Y, puesto que Dios es la verdad y el amor, se nos ha dado a conocer en la creación cósmica como verdad y como amor. Ahora bien, tras haber esculpido la huella de su ser, de la verdad y del amor, en la creación natural, Dios ha querido mostrarse plenamente y de forma histórica y positiva a aquel que es el rey de la creación, al hombre, el único capaz de conocerle y de responderle. Y lo ha hecho en su Hijo, en su único Hijo, que es el lógos, el icono perfecto de su amor. “Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único como propiciación por nuestros pecados”.

¿Cómo nos ha dado Dios Padre a su Hijo único, al Verbo preexistente y eterno, expresión perfecta de su ser, que es el Amor? Nos lo ha dado a través del lugar teológico de este mundo que contenía más perfectamente, desde el acto mismo de la creación, la huella del amor divino. Y ese lugar es, sin duda, la familia, y una familia en concreto, la Sagrada Familia de Nazaret, aquella familia formada por Jesús, el Hijo de Dios hecho carne; por María, su madre virgen; y por José, casto esposo de María y padre nutricio del Señor, siempre en plena posesión de los significantes de padre de Jesús y de esposo de María.

Dicho en síntesis, Dios es amor y entró en el mundo mediante el ámbito constituido por el amor. Este ámbito no es otro que el amor entre un hombre y una mujer, y el fruto de ese amor, lo que da como resultado la felicidad.

¿Acaso podría haber una cosa más natural y obvia que ésta? Pues bien, aun siendo tan naturales y tan obvias las realidades del matrimonio y de la familia, han venido conociendo éstas a lo largo de la historia lacras y miserias profundas a cuyo paso ha salido reiteradas veces la Iglesia. En efecto, en los últimos 50 años, la Iglesia ha afrontado de forma grave, solemne, cuatro veces por lo menos, el tema del matrimonio, de la familia y de la vida: en el Concilio Vaticano II, en el Catecismo “maior” de la Iglesia Católica, en el Sínodo de los Obispos de 1980; y ahora, 34 años después, en los próximos Sínodos Episcopales de 2014 y 2015.

En efecto, el pasado 18 de octubre, Su Excelencia, Mons. Lorenzo Baldisseri, secretario general del Dicasterio del Sínodo, dirigía una carta al Emmo. y Rvdmo. Sr. Presidente de la Conferencia Episcopal de España, Cardenal Rouco Varela, Arzobispo Metropolitano de Madrid, en la que le comunicaba que el Santo Padre, después de la reunión del Consejo Ordinario del Sínodo, había dispuesto la convocatoria de la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos para el próximo año, desde el 5 al 19 de octubre, sobre el tema Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la Evangelización. Durante esta reunión, los miembros del Consejo elaboraron el Documento preparatorio (antiguos Lineamenta).

Y, junto con la carta, Baldisseri enviaba al Presidente de los Obispos españoles el ya mencionado Documento Preparatorio, con el ruego de que éste fuera rápidamente distribuido a las diócesis a fin de proceder inmediatamente a su difusión capilar en los arciprestazgos y en las parroquias, y, de este modo, obtener una exposición en relación con los temas que se proponen y con el cuestionario que se ofrece, incluidas las estadísticas útiles, para la preparación del Instrumentum laboris. La carta prosigue manifestando que el tiempo disponible para las respuestas es breve y que expira a finales de enero de 2014, momento en el que deberá enviarse a la Secretaría del Sínodo una síntesis del material que se recoja. Y la carta del Secretario General del Sínodo al Cardenal Rouco concluye con la información de que, por expresa voluntad del Papa Francisco, esta Asamblea Extraordinaria constituirá la primera etapa, a la cual seguirá una segunda, la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en el año 2015, con ocasión del 50º aniversario de la Institución Sinodal.

De esta forma, si la Asamblea General Extraordinaria de 2014 está ordenada a delinear el “status quaestionis” y a recoger testimonios y propuestas de los obispos para anunciar y vivir de manera creíble el Evangelio de la familia, la segunda, esto es, la Asamblea General Ordinaria del 2015, persigue buscar líneas operativas para la pastoral de la persona humana y de la familia.

El referido Documento preparatorio de la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos acerca de los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la Evangelización es un texto denso, muy bien estructurado y muy sabio. Presenta tres partes netamente diferenciadas. La primera parte, el Sínodo: familia y evangelización, ofrece una panorámica de las problemáticas inéditas que hoy se dan, desde la difusión de parejas de hecho, que no acceden al matrimonio y que a veces excluyen la idea del mismo, a las uniones entre personas del mismo sexo, a las cuales, es consentida a menudo la adopción de hijos.

La segunda parte trata sobre la Iglesia y el Evangelio sobre la familia. Y es que la buena noticia del amor divino debe ser proclamada a cuantos viven esta fundamental experiencia humana personal, de vida matrimonial y de comunión abierta al don de los hijos, que es la comunidad familiar. Que no falten nunca la enseñanza clara de los pastores ni el testimonio concreto de los creyentes, hombres y mujeres, los cuales, en circunstancias muy diferentes, han vivido el Evangelio sobre la familia como un don inconmensurable para la vida de ellos y de sus hijos.

Finalmente, la tercera parte del Documento preparatorio es el Cuestionario, que se estructura metodológicamente en preguntas y respuestas, las cuales permiten a las Iglesias particulares participar activamente en la preparación del Sínodo Extraordinario, el cual tiene como objetivo anunciar el Evangelio en los actuales desafíos en relación con la familia.

Concluyo este breve texto pastoral invitándoos a la celebración de la Eucaristía de las familias que tendrá lugar el sábado, 28 de diciembre de 2013, en la Catedral del Salvador y que presidirá el Arzobispo.

Al día siguiente, 29 de diciembre, os invito a acudir a Madrid, en donde, como ya es costumbre, viviremos la gran Misa de las familias, que presidirá el Sr. Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Antonio María Rouco Varela, y que dará comienzo a las 12 de la mañana en la Plaza de Colón.

† Manuel Ureña,

 Arzobispo de Zaragoza

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Articles
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.