Una Iglesia solidaria

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol      La Iglesia, fundada por Jesucristo, tiene un origen y un fin sobrenatural, pero ello no le distrae de atender las necesidades sociales básicas de las personas. A imitación de su Fundador, se preocupa de los pobres, los enfermos, los que sufren por cualquier motivo, y ello no como un complemento de su actividad propia, sino como objetivo principal de la caridad.

En el contexto de la pobreza que azota a amplias zonas del mundo, y de los que sufren también entre nosotros, como consecuencia de la crisis, la Iglesia desarrolla su acción solidaria a través de las diversas instituciones u organizaciones que promueve y alberga.

Hace unas semanas participé, como tengo por costumbre, en el “berenar de la fam” que organiza Manos Unidas en Tarragona. Cada año se esfuerza en recaudar donaciones que van destinadas a proyectos concretos del Tercer Mundo. Son medios económicos que nunca se pierden por el camino. La última campaña tiene como destino una zona de Cisjordania, próxima a Belén, muy necesitada.

Con anterioridad, Cáritas había presentado la memoria de su actividad en nuestra Archidiócesis del año 2012. En este año fueron 16.000 las personas atendidas en sus necesidades de alimentación, ropa, higiene, vivienda y trabajo principalmente. No sólo se las atiende, sino que se las ayuda en muchos casos a organizarse y a administrar del mejor modo posible su hogar.

A través de sus comedores, como Café i Caliu, en Tarragona, o los de Reus y Montblanc, por citar algunos, Cáritas atiende diariamente a cientos de personas en sus necesidades alimenticias básicas, ofreciendo, además, una zona en la que pueden relacionarse y beneficiarse de un tratamiento personal.

Este año hemos tenido el gozo de inaugurar las nuevas dependencias de Cáritas Diocesana de Tarragona en la calle Armanyà, y de fortalecer la colaboración de la Cáritas Interparroquial de Tarragona con la Fundación Bonanit cediéndole el uso de dos plantas de la Casa de Sant Auguri que la Fundación de Arzobispado Obra Pía Montserrat, para que le otorgue una utilización social. Gracias a ello, han entrado en servicio otras quince camas diarias para las personas “sin techo”, aumentando el número de las atendidas el curso pasado, que fue de 357.

Estas pinceladas de la labor social de la Iglesia son sólo un botón de muestra de las muchas iniciativas que se realizan y que pasan desapercibidas, como ayudas parroquiales a tantas familias para necesidades muy variadas: desde pagar una deuda de alquiler para no ser desahuciadas, hasta el auxilio necesario para evitar que se les corte la luz, pasando por la compra de libros de texto para los hijos o la posibilidad de ir de colonias en verano.

Gracias, por otra parte, a la colaboración con el Banco de Alimentos, y a las aportaciones en especie de los fieles de las parroquias, son muchas las familias que se benefician de la solidaridad de quienes dan a veces de lo poco que tienen, para ayuda de otros aún más necesitados.

Esta solidaridad de la Iglesia es expresión de la caridad evangélica, que no distingue entre personas, porque en todas ve el rostro de Cristo necesitado.

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.