Primer Domingo de Adviento

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca     Comenzamos el tiempo litúrgico del Adviento y durante cuatro semanas se nos expondrán las razones de por qué debemos convertirnos. Esto sólo depende de ti, porque nadie recibe el Misterio de Dios, si no lo desea de corazón. El caso es que jugamos con ventaja, porque Dios no se cansa de esperar para darnos el abrazo de la paz e invitarnos al banquete de la fiesta, pero también es cierto que insiste en advertirnos que estemos en vela, porque no sabemos ni el día, ni la hora. Las lecturas de este domingo nos preparan para la vigilia, para que andemos como hijos de la luz, como en pleno día, por el camino de la salvación y tengamos el coraje de dejar atrás las obras de las tinieblas. Nadie se extrañará de las advertencias que nos hace la Iglesia en Adviento, para librarnos de la monotonía y para que reaccionemos a tiempo. El Adviento es un grito que nos espabila: “¡Estás vivo!, ¡despierta!, ¡vigila!, ¡toma conciencia!…”. Oiremos también hablar de esperanza, de vigilancia, de preparación interior y de humildad.

La liturgia nos hace una llamada a los ‘viatores’, a todos los que peregrinamos en la vida, para que vaciemos nuestras mochilas y eliminemos los pesos muertos, para que dejemos atrás lo inútil, lo que nos impide caminar con soltura. Este ejercicio es siempre conveniente, porque nos centra en lo esencial y nos libra de la pereza, para sacudirnos la negligencia, olvidarnos de las presiones de los señores de este mundo que nos fuerzan al egoísmo, al poco respeto a los otros, a la injusticia y falsedad, a vender humo. Poco a poco irás descubriendo como Dios quiere tu libertad, para que puedas disfrutar de la salvación, que está más cerca que cuando empezaste a creer. Si podemos resumirlo todo, diremos: ¡Revestíos de Cristo!

Se trata de preparar bien la Navidad, las velas de Adviento nos lo recuerdan pedagógicamente, así que, cada vez que entremos a la Iglesia este signo nos está catequizando. Vosotros a lo esencial, a la verdadera conversión, sin caer en las trampas de hacer desaparecer los signos cristianos de la Navidad, la gente felicita las fiestas y no menciona la palabra Navidad; se distrae en la marabunta de la publicidad y de los regalos, turrones, cavas, músicas, colonias, loterías y juguetes… con demasiado ruido exterior, cuando lo importante es serenar y poner paz en el interior, para fijar dentro lo esencial, para contemplar el Misterio.

Recuperad el verdadero sentido de este tiempo litúrgico con el deseo de recibir a Jesús y preparaos bien en este Adviento; participad en familia en la Eucaristía dominical y en las celebraciones penitenciales de las parroquias; vivid estos días de Adviento con austeridad, no es bueno derrochar cuando hay tanta necesidad, es mejor compartir, participar en las diversas campañas que se tengan más cerca para ayudar a los necesitados.. Pero, sobre todo, compartid en familia, el gozo y la alegría, que este es también el tiempo de la familia unida en la fe.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 334 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.