Adviento 2013

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez      El Año Litúrgico empieza con el tiempo del Adviento. Tiene su centro en el domingo de la Pascua de la Resurrección del Señor, con un tiempo de preparación, la Cuaresma, otro tiempo posterior, llamado pascual que llega hasta la fiesta de Pentecostés, y termina con la solemnidad de Cristo, Rey del Universo, recogiendo el llamado Tiempo Ordinario que se extiende durante más de treinta semanas.

Hoy es el primer domingo de este periodo de la Iglesia centrado en esperar, desear y cooperar a la venida de Jesucristo, el Mesías de Dios. Todos los cristianos se preparan con intensidad durante cuatro semanas para vivir con inmensa alegría el nacimiento del Salvador.

Es conocido por todos que, con el desarrollo del Año Cristiano, la Iglesia desea que, contemplemos, celebremos y recordemos los misterios de la vida del Señor y cómo extrae cada uno de sus seguidores las consecuencias adecuadas para su propia vida. La Constitución conciliar sobre la Sagrada Liturgia proporcionaba elementos suficientes para que todos los cristianos participaran cada año con provecho del acontecimiento de Jesucristo. Decía la referida constitución: “Revísese al año litúrgico de manera que, conservadas o restablecidas las costumbres e instituciones tradicionales de los tiempos sagrados de acuerdo con las circunstancias de nuestra época, se mantenga su índole primitiva para que alimente debidamente la piedad de los fieles en la celebración de los misterios de la redención cristiana, muy especialmente del misterio pascual” (SC 107). Se dispuso que hubiera más presencia de la Sagrada Escritura en las celebraciones articulando en tres años (llamados ciclos A, B y C) la proclamación y escucha de los cuatro evangelios y numerosos pasajes del Antiguo Testamento y los otros escritos del Nuevo.

Durante este año (diciembre de 2013 y todo el año 2014) caminaremos litúrgicamente con el Ciclo A proclamando el evangelio de san Mateo. Así sucederá también en este tiempo de Adviento con las lecturas evangélicas.

Otro gran personaje bíblico al que escucharemos es el profeta Isaías, cuyas palabras, frases e imágenes literarias encierran la actitud básica del que espera la salvación que trae el Mesías. Es un tiempo para pedir a Dios la virtud de la esperanza. Para alimentar nuestra vida con la esperanza de la venida del Señor y con la esperanza de la vida eterna, que da sentido pleno a nuestras aspiraciones humanas ancladas en la vida terrena.
Además de los aspectos celebrativos nos obligamos los cristianos a llevar a la vida diaria, con la familia, en el trabajo y en medio de la implicación social, las consecuencias de nuestro adviento personal. Nuestra preparación se debe basar en la austeridad de vida, en la cercanía y solidaridad con los que sufren, en el servicio a los que nos necesiten. Ahí tenéis como modelos, en el centro del Adviento, a san Juan Bautista y a la Virgen María. Nos dan ejemplo de vida y de esperanza.

† Salvador Giménez Valls,

Obispo de Menorca

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 201 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.