Solemnidad de Cristo, Rey del Universo

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca      En la solemnidad de Cristo Rey la Iglesia nos propone a Nuestro Salvador y Redentor, Cristo, en el horizonte de nuestras esperanzas y vida. Dios ha plantado su tienda en medio de nosotros y permanece junto a su pueblo, tanto en los momentos de peligro por los que pasamos, como en los gozos y en las alegrías; Él sigue invitándonos a su mesa, lavando nuestros pies, caminando a nuestro lado, nos explica las Escrituras y nos reparte el pan. ¿Acaso con esta fiesta se nos quiere decir que Dios está lejano? Esa no es la intención, más cuando en toda la tradición bíblica se ha denominado al Señor con imágenes entrañables, se le espera como al esposo, se le considera como maestro, amigo y compañero de viaje, en todo momento se le ve cercano, defensor… ¿Cómo que es Rey? Sin duda alguna como algo muy distinto de lo que entendemos de los reyes de la tierra, mientras estos son poderosos, tienen ejércitos, guardan la distancia, por seguridad, frente a sus enemigos…; la realeza de Jesucristo se distingue en la humildad, cercanía y sencillez de vida. Jesucristo nos ha dado ejemplo para que aprendamos: Él es Rey clavado en la Cruz, con corona de espinas e insignificante cetro; no tiene armas, ni ejércitos preparados para defenderle… no los necesita. Su fuerza es el amor, un amor entregado, un amor redentor, ha vencido al pecado y a la muerte y nos regala la Vida. Cristo Rey ha reconciliado a todos los seres, los del cielo y los de la tierra y ha establecido la Paz, gracias a los méritos de su Pasión y muerte en Cruz. Así es la realeza de Jesucristo.

El Evangelio narra como vivieron los acontecimientos de la Pasión de nuestro Señor la gente que le rodeaba, entre risas y burlas; fueron ellos los que le dieron el título de Rey, ni siquiera tuvieron compasión los crucificados con él, aunque uno le reconoce inocente y le pide que lo tenga en cuenta en su reino. Jesús le concede mucho más de lo que le pide. Desgraciadamente todavía se sigue persiguiendo a Jesús, pero afortunadamente todavía existen personas que desempeñan seria y honestamente su actividad de curarle las heridas a los empobrecidos de este mundo, no aspiran a cosas demasiado elevadas, sino que se pliegan con fidelidad cotidiana en los humildes. La mentalidad de este mundo favorece las rivalidades, abusos, frustraciones y violencias de todo tipo; por el contrario, los hijos de Dios, los que tenemos a Cristo por Rey, estamos llamados a crecer en caridad, perdón, misericordia, modestia y humildad. Los ciudadanos del Reino de Dios saben cual es el estilo, el de nuestro Rey y Señor, tal como lo expresa San Pablo: «Os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas» (1 Tes 2, 7-8).

Celebrad este día con solemnidad, dad gracias y bendecid a Dios, pero no olvidéis que sin humildad y espíritu de servicio no es posible la caridad ni la santidad, los instrumentos de Dios son siempre los humildes. Que Dios os colme de sus bendiciones.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 383 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.