La Iglesia con todos, al servicio de todos

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández     Queridos hermanos y amigos: Celebramos hoy 17 de noviembre el Día de la Iglesia Diocesana 2013. Cada año en esta Jornada se nos invita a reflexionar sobre la importancia que tiene en nuestras vidas la familia diocesana. Tenemos la suerte de formar parte de una pequeña diócesis en la que es más fácil el conocimiento mutuo, emprender acciones conjuntas, sentirnos miembros de una familia más que de una institución lejana a nuestras vidas.

Este domingo en las distintas iglesias de la diócesis se os repartirá un folleto en el que se informa de nuestra iglesia diocesana. En él os escribo una reflexión sobre lo que supone este día, a ese escrito os remito para que os ayude a tomar conciencia de lo que es la diócesis y de la labor que todos juntos debemos desarrollar para que, como nos dice el eslogan de este día, seamos La Iglesia con todos, al servicio de todos.

La primera misión que se nos encomienda a todos en nuestra diócesis es el anuncio del Evangelio. Nuestra fe no es un tesoro que vivimos unos pocos, la fe y la Buena Nueva del Evangelio es un tesoro que crece y se multiplica con la transmisión y el anuncio.

Este anuncio del Evangelio no es una transmisión de ideas o de meros principios morales, es sobre todo la transmisión de una vida y la invitación a un encuentro con Alguien, Jesucristo. Para ello cuando un cristiano quiere colaborar en la misión evangelizadora de la Iglesia tiene que tener a Jesucristo en su vida y en su corazón. La oración cristiana que es el encuentro sosegado y confiado con Cristo llena de vida el corazón del cristiano para que dé aquello que ha recibido.

La misión evangelizadora es también comunitaria, todos los bautizados estamos implicados, no sólo unos pocos están llamados a ella. En la celebración de la Misa de cada domingo sentimos esta pertenencia a una comunidad que celebra y se llena de gracia para cumplir su misión.

Esta experiencia del encuentro con Cristo nos impulsará para ponernos al servicio de todos. Nuestras actividades pastorales, caritativas y sociales alcanzarán un nuevo vigor y un mayor entusiasmo.

Esta Jornada es también una invitación a compartir económicamente con la Iglesia diocesana. Con gran sencillez mantenemos en nuestra diócesis una gran labor en las acciones pastorales, caritativas y sociales, en los centros educativos, en las residencias de ancianos, en la conservación de edificios y en la retribución de los sacerdotes. Como podéis imaginar es un gran esfuerzo para una diócesis pequeña y humilde, sólo gracias a vuestra colaboración económica que aportáis a las parroquias y con vuestra “X” en la declaración de la renta es posible el sostenimiento de tantas labores. Hoy os invito a colaborar con generosidad en la campaña de sostenimiento de la Iglesia diocesana.

Que esta Jornada cree conciencia en cada uno de nosotros y en todas nuestras comunidades de sentirnos miembros de una familia diocesana que quiere ser nuestra diócesis de Tarazona.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 231 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.