Orar como respirar

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris     Uno de los objetivos diocesanos para este curso es «Dar prioridad a la lectura creyente de la Biblia para revitalizar la fe». Es una llamada que he dirigido a cada bautizado, a todas las comunidades parroquiales, a las delegaciones y a las instituciones diocesanas.

Creer pide vivir en actitud de escucha, abiertos a lo que Dios quiera ir indicando: «Habla, Señor, que tu siervo escucha» (1Sam 3,9), «que se cumpla en mí según tu palabra» (Lc 1,38). Pero esto no es posible si no hacemos de la oración la respiración permanente de la vida, ya que, según san Ambrosio, «a Dios hablamos cuando oramos y a Dios escuchamos cuando leemos su Palabra».

Y hay que leer la Palabra con fe: con los ojos del alma, poco a poco, releyendo, como masticándola, contemplándola, discerniéndola, escrutando en silencio…; pidiéndole al Señor que nos hable, que nos la haga entender como a aquellos de Emaús a quienes «les abrió el entendimiento…» (Lc 24,27-32).

Hemos de pedir al Señor la capacidad de mirar hacia dentro, de dirigir la mirada y el corazón hacia dentro. Y, por ello, debemos pedir el amor al silencio para poder escuchar los murmullos de Dios en cada momento. Como pedía Pablo VI (05/01/1964): «Silencio de Nazaret, enséñanos el recogimiento y la interioridad, enséñanos a estar siempre dispuestos a escuchar las buenas inspiraciones y la doctrina de los verdaderos maestros. Enséñanos la necesidad y el valor de una conveniente formación, del estudio, de la meditación, de una vida interior intensa, de la oración personal que sólo Dios ve».

Si en todos los campos la formación permanente es una necesidad ineludible en el mundo moderno, también lo es para los seguidores de Jesús en el ámbito específico de nuestra fe. Nunca es suficiente con la formación cristiana que tenemos, y sabemos perfectamente que, en el fondo, muchas cosas no las tenemos claras. Quizá por eso a veces vivimos rutinariamente un cristianismo «formal» haciendo equilibrios ante la propia conciencia -que no nos acaba de dejar tranquilos-; ante los demás, cuya reacción no es siempre satisfactoria, y también en los grupos parroquiales, en los ámbitos laborales y en la convivencia ciudadana.

En el Apocalipsis se dice explícitamente: «ya que eres tibio, y no frío o caliente, estoy a punto de vomitarte» (3,16). La tibieza en la vivencia de la fe cristiana no está para nada de acuerdo con el Evangelio.

¿Podríamos revisar nuestra manera de orar a la luz de estas ideas?

 

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.