Los jóvenes y la vida consagrada

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jiménez    La Vida Consagrada, en sus múltiples carismas y variadas formas, es una gran familia eclesial, en la que los jóvenes pueden hallar un espacio para el encuentro con Dios y con los hermanos, con Cristo y con la Iglesia.

La Vida Consagrada no está alejada de los jóvenes. Los religiosos y las religiosas, las sociedades de vida apostólica, los institutos seculares, el orden de las vírgenes y las nuevas formas de Vida Consagrada realizan muchas actividades dirigidas directamente a los jóvenes: desde la enseñanza y la educación hasta la inserción social de marginados; desde el cuidado de jóvenes afectados por el sida hasta la ayuda para el compromiso cristiano; desde actividades deportivas y lúdicas hasta celebraciones litúrgicas apropiadas para jóvenes; desde grupos de oración hasta la organización de voluntariados comprometidos en la ayuda y apoyo a los más desfavorecidos.

Los monjes y monjas de vida contemplativa también están cerca de los jóvenes.

Con su testimonio de vida de oración, penitencia y fraternidad causan agradable sorpresa y verdadera fascinación a los jóvenes. Quienes han tenido ocasión de estar cerca de los monjes y monjas no pueden olvidar el testimonio de su alegría y la experiencia de Dios recibida.

¿Qué debe hacer la Vida Consagrada para que los jóvenes escuchen a Dios, se enamoren de Jesucristo, vivan y gocen en la vida de la Iglesia, se comprometan en el servicio a sus hermanos y sean, sobre todo, apóstoles de Jesus? Ante todo vivir con alegría su vocación, consagración y misión. Los religiosos evangelizan más con lo que
son que con lo que hacen.

El Papa Benedicto XVI, en el Encuentro con religiosas jóvenes, en la Jornada Mundial de la Juventud, les habló de la radicalidad evangélica de la vocación religiosa, que es estar “arraigados y edificados en Cristo, y firmes en la fe” (cfr. Col 2, 7), y al final del Discurso les dijo: “Que la Virgen María sostenga y acompañe vuestra juventud
consagrada, con el vivo deseo de que interpele, aliente e ilumine a todos los jóvenes”.

El Beato Juan Pablo II, en la Exhortación Apostólica Vira Consecrata, en la conclusión, al dirigirse a la juventud, decía: “Sí sentís la llamada del Señor, ¡no la rechacéis! Entrad más bien con valentía en las grandes corrientes de santidad, que insignes santos y santas han iniciado siguiendo a Cristo. Cultivad los anhelos característicos de vuestra edad, pero responded con prontitud al proyecto de Dios sobre vosotros si Él os invita a buscar la santidad en la vida consagrada” (Vita Consecrata 106).

Ojalá que los consagrados y consagradas, testigos luminosos de Jesucristo, sean instrumentos para que muchos jóvenes sigan fielmente a Jesús por el camino de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia y por la senda de las Bienaventuranzas.

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.