La visita del Obispo al Santo Padre

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez    Muchos de vosotros ya tenéis noticia, desde principios de este mes, de que los obispos españoles están convocados por el papa Francisco a realizar la Visita ad Limina durante los últimos días del mes de febrero y primeros de marzo del próximo año. Para ello estamos preparando los responsables de las distintas áreas pastorales un informe escrito con todas las actividades que nuestra diócesis ha desarrollado desde que se efectuó la última Visita en el año 2005.

Algunos me han preguntado sobre la naturaleza de esta Visita y me siento en la obligación de explicar a todos con mucha brevedad los pormenores de este acontecimiento para pedir, ya desde ahora, oraciones a cada uno en particular y a las promovidas en comunidad. Cuando un cristiano considera que lo ocurrido a su alrededor o en su interior es importante, lo lleva siempre a la oración. Para este obispo el hecho de la Visita tiene un gran relieve personal y ministerial y solicita el apoyo de todos los diocesanos. Ya os agradezco de modo anticipado la colaboración.

La visita “ad limina Apostolorum” por parte de todos los obispos tiene un significado preciso: el fortalecimiento de su responsabilidad de sucesores de los Apóstoles y de la comunión jerárquica con el sucesor de Pedro y la referencia, en la visita a Roma, a las tumbas de los santos Pedro y Pablo, pastores y columnas de la Iglesia Romana. En dicha visita el Pastor Supremo recibe a los Pastores de las Iglesias particulares y trata con ellos cuestiones concernientes a su misión eclesial.

Ese encuentro tiende a consolidar la unidad, fundada sobre la misma fe, esperanza y caridad y a dar a conocer mejor y a apreciar el inmenso patrimonio de valores espirituales y morales que toda la Iglesia, en comunión con el Obispo de Roma, ha difundido por todo el mundo. Las modalidades y frecuencia de tales encuentros pueden variar a lo largo de los siglos pero su sentido esencial permanece siempre el mismo.

En un mundo que se unifica y que las cuestiones globales se tornan cercanas y nos afectan de un modo directo, parece indispensable promover y favorecer una continua comunicación entre las Iglesias particulares y la Sede Apostólica con un intercambio de informaciones y una real cooperación de las solicitudes pastorales acerca de problemas, experiencias, sufrimientos, orientaciones y proyectos de trabajo y de vida.

Los momentos principales de este tiempo previo a la Visita son: la preparación espiritual, la preparación y envío de la relación quinquenal o informe sobre la situación de la diócesis y los contactos con el Representante Pontificio. Cada uno tiene su función asignada para el mejor desarrollo de la Visita pero a todos nos corresponde la unión de corazones en la oración para que nuestra Iglesia aparezca con claridad como “signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de unidad del género humano”.

+ Salvador Giménez Valls

Obsipo de Menorca

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 225 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.