«Ser cofrade es definirse como cristiano», recuerda el Obispo de Cartagena, Mons. Lorca Planes

Bajo el lema «Hermandades y Cofradías, esperanza de la Iglesia», 2.000 personas participaron el domingo en la XI Jornada Diocesana de Hermandades y Cofradías que tuvo lugar en Pliego, con motivo de la celebración del Año Jubilar Santiaguista concedido por el Obispo de Cartagena, Mons. Lorca Planes, a la parroquia de este municipio.

Cartagena CofradesA las 09:30 horas comenzaron a llegar a Pliego representantes de un centenar de hermandades y cofradías de Semana Santa de todos los rincones de la geografía murciana, que tras realizar el acto de bienvenida y una oración en la ermita de Ntra. Sra. de los Remedios, iniciaron la peregrinación acompañados por cinco bandas de música y los patronos de Pliego, Santiago Apóstol y la Virgen de los Remedios.

El Obispo de la Diócesis de Cartagena presidió la celebración de la Eucaristía, que tuvo lugar en la plaza del Jardín de la Glorieta, frente a la fachada del ayuntamiento. Mons. Lorca Planes animó a los cofrades a seguir trabajando por el Reino de Dios, «no tengáis miedo de ir a contracorriente en el anuncio de la Cruz de Cristo… Ser cofrade es definirse como cristiano».

El Obispo resaltó el trabajo de quienes cada Semana Santa salen a las calles con sus hermandades y cofradías para recordar que la Cruz es un signo del amor de Dios. «No os conforméis con hacer brillar sólo las imágenes, flores y candelas en la procesión, sino haced brillar vuestras almas, sed testigos de la esperanza», explicó Mons. Lorca Planes.

El Obispo de Cartagena agradeció al párroco de Santiago Apóstol de Pliego y a la alcaldesa el trabajo realizado con motivo del Año Jubilar Santiaguista; el Obispo diocesano se refirió también a los plegueros a quienes encomendó a Dios para que «gocen de la paz del Señor».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43513 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).