Carta Pastoral de los Obispos de Aragón, llamados a ser libres desde el amor en la verdad descubierta por la fe, con motivo de la Gran Peregrinación de las Diócesis Aragonesas a la Catedral-Basilica de la Virgen del Pilar de Zaragoza, el sábado día 16 de Noviembre

Mons. Manuel UreñaMons. Manuel Ureña      Hermanos e hijos muy amados.

El día 11 de octubre de 2011, séptimo de su pontificado, Benedicto XVI firmaba la carta apostólica en forma de motu proprio Porta fidei (=PF). En ella, el Papa, convocaba un Año de la fe, el cual habría de comenzar, como así ocurrió felizmente, el 11 de octubre de 2012 y habría de concluir trece meses después, el día 24 de noviembre del presente año de 2013, solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

El Papa hacía coincidir el comienzo del Año de la fe con la memoria agradecida de dos grandes acontecimientos que han marcado el rostro de la Iglesia de nuestros días: los 50 años transcurridos desde la apertura del Concilio Vaticano II, convocado por el ya beato papa Juan XXIII, el 1 de octubre de 1962; y los 20 años ya pasados desde la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica (=CCE), legado a la Iglesia por el también beato papa Juan Pablo II, el 11 de octubre de 1992.

Tales eventos fueron tenidos muy en cuenta por el papa Benedicto XVI en la proclamación  del Año de la fe porque tanto el uno como el otro guardan una relación intrínseca con la fe misma. Recordemos que, como dijo literalmente Juan XXIII, el Concilio quería “transmitir, pura e integra, la doctrina, sin atenuaciones ni deformaciones”, comprometiéndose a que “esta doctrina, cierta e inmutable, que debe ser fielmente respetada, sea profundizada y presentada de modo que corresponda a las exigencias de nuestro tiempo”. Y, respecto del CCE, afirmaba Benedicto XVI que este documento, pensado por Juan Pablo II para inculcar en los fieles la fuerza y la belleza de la fe, es un fruto auténtico del Concilio Vaticano II y fue pedido por el Sínodo Extraordinario de los Obispos de 1985 como instrumento valioso para la catequesis (cf PF 4). En este sentido, no es tampoco fortuito que el Papa hiciera coincidir el comienzo del Año de la fe con la celebración del Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización para la transmisión de la fe.

Así las cosas, el año de la fe ha tenido como horizonte el Concilio Vaticano II y el CCE porque es necesario nos planteemos hoy de un modo reflejo la cuestión de la fe. ¿Creemos realmente? Y, si creemos, ¿cómo creemos? ¿Es nuestra fe verdaderamente objetiva o se encuentra más de una vez atrapada en los engañosos pliegues de la subjetividad? ¿No habremos olvidado el horizonte de la fe a fuerza de darlo con no exigua ligereza por demasiado supuesto? Como dice el Papa en PF 2, “sucede hoy con frecuencia que los cristianos se preocupan mucho por las consecuencias sociales, culturales y políticas de su compromiso, y, al mismo tiempo, siguen considerando la fe como un presupuesto obvio de la vida común. Pero, de hecho, este presupuesto no solamente no aparece como tal, sino que incluso es negado no pocas veces”.

Se explica, así, que un compromiso fundamental del Año de la fe tuviera que ser y haya sido, en expresión del Papa, “redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar sobre el mismo acto de fe con el que se cree” (PF 9), un acto que es imposible sin la doble acción de Dios (la gracia exterior del anuncio positivo de su Palabra revelada y la acción interior del Espíritu Santo en el hombre) y sin la adhesión consciente y libre a la fe de la Iglesia, que es el sujeto canónico del acto de fe pleno. De este modo, nuestro acto de fe es tanto más verdadero cuanto más se adecúa al acto de fe de la Iglesia, acto éste del que es figura e imagen el acto de fe de la Madre de Dios.

Pues bien, para llevar a cabo las exigencias pastorales del Año de la fe, la Congregación para la Doctrina de la Fe recibió del Papa el encargo de escribir una Nota (=N) con indicaciones para vivir este tiempo de gracia (6 de enero de 2012), las cuales no excluían, por supuesto, otras propuestas que el Espíritu Santo pudiera suscitar entre los pastores y fieles de las distintas partes del mundo (cf N Introducción).

La referida Nota, dividida en cuatro capítulos, da indicaciones pastorales para vivir el Año de la fe en el ámbito de la Iglesia Universal, en el ámbito de las Conferencias Episcopales, en el ámbito de las Diócesis y en el ámbito de las Parroquias / Comunidades / Asociaciones / y Movimientos.

Nuestra Provincia Eclesiástica de Zaragoza, a la que pertenece de facto la diócesis tan hermana de Jaca, creyó oportuno, siguiendo las indicaciones de N para el ámbito de la Iglesia Universal, organizar en común y para toda la Provincia dos acciones pastorales en la ciudad de Zaragoza: un a modo de retiro espiritual para sacerdotes, abierto a todo el Pueblo de Dios, sobre la doctrina de las cuatro constituciones conciliares, que fue dirigido y sabiamente orientado desde una hermenéutica del texto conciliar a partir de la continuidad y de la reforma del sujeto eclesial por el cardenal prefecto de la Congregación para los Obispos, Su Eminencia Reverendísima Marc Ouellet, y que se celebró en La Seo y en El Pilar el día 2 de mayo del año en curso; y una peregrinación de las diócesis aragonesas al Pilar, que se celebrará, Dios mediante, el día 16 de noviembre, sábado, a una semana exacta de distancia de la clausura del Año de la fe. Cumplimos con ello la invitación de N I/3, que nos anima a dirigirnos, con particular devoción, a María, figura e imagen de la Iglesia, que reúne en sí y refleja en cierto modo las supremas verdades de la fe, y a cuyos santuarios debemos peregrinar en señal de conversión y de penitencia en este Año jubilar.

Os esperamos, pues, en Zaragoza ese día en los tiempos y lugares que ya se están dando a conocer por los distintos medios.

Unidos a vosotros en la Eucaristía por la fe de la Iglesia recibida en el bautismo, con nuestro Santo Padre el Papa Francisco, os bendecimos en el nombre del Señor y os confirmamos en la fe.

 

+Manuel Ureña, arzobispo de Zaragoza

+Alfonso Milián, obispo de Barbastro-Monzón

+Carlos-Manuel Escribano, obispo de Teruel y de Albarracín

+Julián Ruíz, obispo de Huesca y de Jaca

+Eusebio Hernández, obispo de Tarazona

 

 

 

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Articles
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.