Los nuevos Mártires

Mons. Alfonso MilianMons. Alfonso Milián    Celebramos hoy la Eucaristía en acción de gracias por el testimonio de fe de los
dieciocho mártires benedictinos del Monasterio del Pueyo y los dos “Curetas” de Monzón, mosén José Jordán y mosén José Nadal. Como sabéis fueron beatificados el pasado día 13 en Tarragona junto a otros quinientos mártires de la persecución religiosa del siglo pasado. Fue ésta una celebración vivida en profundidad por veinticinco mil cristianos presentes en la misma, entre ellos mil cuatrocientos sacerdotes y más de cien obispos. La firmeza en la fe de estos mártires, su amor a Jesucristo y el perdón para quienes les quitaban la vida son un testimonio cristiano de tal calidad que nos obliga a dar gracias a Dios. Siempre serán una referencia para quienes ahora peregrinamos en esta Iglesia de Barbastro-Monzón.

En todos los tiempos ha habido en la Iglesia cristianos que vivieron la fe aun con riesgo de perder la vida. Con frecuencia llegan hasta nosotros noticias de los atentados que actualmente sufren los discípulos de Jesús. El pasado septiembre se produjo en la ciudad de Peshawar (Pakistán) un atentado contra los cristianos que salían de la Eucaristía en la iglesia de Todos los Santos. Dos kamikazes causaron más de 80 muertos y unos 150 heridos. El papa Francisco condenó el ataque, que calificó como «acto de odio y guerra», al tiempo que nos invitaba a orar por la paz y la libertad religiosa.

Actos parecidos contra la Iglesia se producen también en otras naciones. Los cristianos coptos de Egipto los están sufriendo constantemente. Hace pocos días se cumplió el segundo aniversario de la muerte de 27 fieles, muertos a manos del ejército.

En el mes de agosto la persecución se cebó en la destrucción de 43 iglesias, varios monasterios y 207 propiedades de cristianos.

Sin embargo, es sorprendente ─y solo explicable por la gracia de Dios─ que en muchos de estos países no solo no disminuye el número de cristianos, sino que aumentan de año en año los bautismos y las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Impresiona el caso de Asia Bibi, una mujer cristiana y pakistaní condenada
a muerte al ser acusada de blasfema. Su fe queda perfectamente reflejada en sus palabras: «prefiero morir como cristiana a salir de la cárcel como musulmana».

Actualmente lleva más de tres años en un módulo de aislamiento y podría morir en la horca si la sentencia que pesa sobre ella se cumpliera. Hay que presentar un recurso ante el Tribunal Supremo de aquel país para conseguir su liberación, pero aún no ha encontrado un abogado dispuesto a defender su causa, por miedo a posibles represalias.

El testimonio de tantos cristianos que arriesgan su vida nos anima a todos a valorar el don de la fe y a vivirla con todas sus consecuencias. Más aún, a comunicarla como lo hacen ellos aún corriendo el riesgo de perder la vida.

Estamos a punto de terminar el Año de la fe, que el Papa clausurará en noviembre. Nosotros tendremos la celebración de clausura el domingo 24 de noviembre, fiesta de Cristo Rey, en la catedral de Barbastro. Allí os espero.

Que el Señor nos conceda la fuerza de ser sus testigos en todos los lugares y circunstancias de nuestra vida.
Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.