DOMUND. Domingo Mundial de las Misiones. La Iglesia de Girona, una Iglesia Misionera.

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas     Este domingo celebramos el Domingo Mundial de las Misiones para rememorar que todos, comunidades y personas, hemos de ser misioneros, o enviados, a proponer el evangelio de Jesús, el evangelio de la vida y de la salvación. Es necesario ofrecer y sembrar el evangelio por todas partes, proponerlo a toda persona. Tal ofrecimiento exige, al mismo tiempo, transformar la vida en una buena noticia. Ahora bien, de forma especial rememoramos el compromiso de toda la Iglesia respecto aquellos países que necesitan misioneros y misioneras, así como todo tipo de recursos para llevar a cabo su tarea. 

He de confesar, sin embargo, que con frecuencia —conociendo la vitalidad cristiana de las iglesias y comunidades “de misión”—, pienso que somos nosotros, nuestras iglesias y comunidades, los que estamos más necesitados de una nueva evangelización. Somos territorio de misión, porque solemos vivir la vida cristiana con una cierta modorra y debilidad. Pese a tal percepción, sigue siendo necesario vivir  en comunión con todas las iglesias ofreciendo personas y bienes materiales. 

Me he formulado también una pregunta.: ¿Nuestra Iglesia diocesana de Girona ha sido y es misionera? Humildemente debemos responder que sí, que lo ha sido y lo es. Por ello, propongo en esta jornada un recuerdo agradecido a nuestros sacerdotes diocesanos que han sido y son misioneros. Es un homenaje a todos ellos, una plegaria para los que ya han muerto y un agradecimiento a los que siguen con nosotros. No olvido a los religiosos y religiosas, ni a los laicos, pero este año deseo recordar de una forma especial que el pasado 19 de septiembre se cumplieron 40 años del asesinato de Mn. Joan Alsina en el Puente Bulnes de Santiago de Chile; y recuerdo a tantos otros que han dejado su vida en el día a día. Algunos han sido mártires al ofrecer su vida en un instante, otros han sido y son testimonios ofreciendo la vida minuto a minuto. 

Gracias y un buen cielo a Enric Pèlach y Miquel Guitart (Perú); Joaquim Lloret (Perú y Chile); Joan Alsina, Jesús Teixidor, Joan Vila, Conrad Rhuí, Josep Fonosas, Narcís Mallol y Josep Romans (Chile); Joan Miranda (Puerto Rico) y Candi Cañigueral (Venezuela). 

Gracias por vuestro testimonio a Marius Busquets, Carles Mundet, Esteve Puig, Alfons Sabaté, Ramon Pijoan y Josep Taberner (Perú); Miquel Jordà, Joaquim Lleal, Agustí Lloret, Ricard Sarrà, Josep Maria Amich, Aureli Boix, Agustí Constants, Tomàs Nadal, Miquel Massegú y Lluis Sitjas (Chile); Antoni Viñas, Pere Costa, Àngel Torres y Joan Solés (diversos países); Miquel Esquena (Venezuela); Àngel Pagés (Zimbawe y Perú); Mateu Riera (Zimbawe); Ramon Bosch (Togo y Yemen); Jesús Calm (Santo Domingo); Xavier Fàbrega (Colombia); Albert Font (Mozambique); Joan Soler (Togo), Andreu Argelés, Eduard Llobet y Miguel López (África); y Jordi Sayeras (Guatemala). También quiero recordar al seglar Manuel Dausà (Zimbawe)… Perdonad si he olvidado alguno. Podéis comprobar que durante los últimos 60 años Girona has sido muy sensible a la vocación misionera. 

Ciertamente, solo Dios puede valorar nuestra calidad misionera; únicamente Él conoce las simientes evangélicas sembradas en el corazón de tantas personas y las acciones pastorales realizadas por tantos sacerdotes diocesanos. Pero hoy, no con la actitud de quien da algo para quedar bien, sino de quien comparte, hemos de sentirnos de nuevo responsables de las Iglesias y comunidades “de misión” por medio de nuestras plegarias y de nuestros bienes participando en la colecta. 

Que esta celebración nos ayude a convertirnos en “misioneros” en nuestros propios ambientes.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona 

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 459 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.