Anastasio Gil, Director de OMP España: “Los fieles deben saber que anunciar el Evangelio precede a las labores puramente asistenciales”

gilgarciaanastasioEste domingo 20 de octubre la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones – DOMUND. Una jornada que, este año coincide prácticamente, con la clausura del Año de la Fe.

La Fe, el anuncio del Evangelio es la base de la labor misionera, así lo destaca, en esta entrevista a Agencia SIC, Anastasio Gil, director de Obras Misionales Pontificias en España.

Unos 14.000 misioneros españoles se encuentran en la actualidad repartidos por todo el mundo. Un “tesoro”, como los califica el Director de las OMP en España y una vocación que hay que dar a conocer “en los seminarios diocesano y comunidades”.

 

P- En la actualidad, las “distancias” se han acortado sustancialmente con los avances tecnológicos y sociales; sin embargo, los territorios de misión constituyen una importante porción dentro de la Iglesia, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de estos “territorios de Misión”?

Los territorios de misión son aquellas circunscripciones que no se mantienen por sí mismas y dependen, directamente, del Santo Padre.

Por esta razón, la tarea de designación de los Obispos de estas diócesis de Asia, América y África es clave. No podemos olvidar tampoco que estos territorios de misión constituyen el 37% de la Iglesia Católica: 1.103 circunscripciones.

En este sentido tenemos que apuntar siempre una idea: La vocación misionera es vital, ya que el 67% de la humanidad no ha oído hablar de Jesucristo, no es que no sea cristiana, es que no han oído hablar del Evangelio.

 

P- Las Jornadas ligadas a las Misiones: DOMUND, Vocaciones nativas, sembradores de estrellas… etc. ponen de relieve la importancia de la vocación misionera en la Iglesia. ¿La vocación misionera ¿es exclusiva de unos pocos?

Cuando se habla de la vocación misionera hay que ser claros: misioneros son los que tienen actividad misionera. Aquellos que tienen el coraje de ir “al otro lado” con la mochila vacía, sin billete de vuelta, han quemado las naves respondiendo a una llamada específica de Dios.

Los que estamos aquí tenemos la obligación de cooperar. En este sentido, reducir la cooperación misionera a la aportación económica es una frivolidad. la aportación económica es muy importante, pero no es lo único y es fruto de la animación y de la formación.

 

P-¿Cómo han de cooperar los fieles a esta labor misionera de la Iglesia?

En este capítulo tenemos varios retos:

En nuestras comunidades el reto es dar a conocer y concienciar a los fieles de la labor de las Obras Misionales Pontificias. No se trata de ‘apadrinar’ un proyecto determinado si no conocer que todas esas aportaciones que las OMP recogen se ponen íntegramente a disposición del Santo Padre que las distribuye entre los 1.103 territorios de misión que dependen de él.

Por otra parte, en una sociedad secularizada, se pone el acento en la promoción del desarrollo social y económico y no en la Evangelización. Los fieles tienen que saber que anunciar el Evangelio precede a las labores puramente asistenciales. La motivación del misionero es ir a un lugar donde está Dios en el corazón de las gentes y mostrar el rostro amable de Dios. por eso los misioneros son instrumentos de paz, de reconciliación. Es desvelar lo que ya está, la presencia de Dios, que se encuentra en el interior de cada persona. Ésa es la vocación misionera.

 

P- Actualmente son numerosas las ONG y organizaciones asistenciales, muchas de ellas católicas,  que prestan su apoyo en tierras de conflicto, países en desarrollo, etc. ¿Qué diferencia hay entre la labor misionera y la cooperación al desarrollo?

Los misioneros se diferencian de los cooperantes en que los misioneros no “se quedan” en un lugar,  sino que se hacen parte de ese lugar, ése pueblo es su pueblo, se hacen uno de ellos. Y con su palabra, con su labor suscita la pregunta en el otro “y tú ¿por qué haces ésto?”… la respuesta es lo que lleva a descubrir a Dios.  cada día hay numerosos bautismos; en los últimos 25 años la Iglesia Católica ha crecido (en relación al número de católicos de cada zona) un 150% en África, un 50% en América, un 25% en Asia y un 10% en Europa y Oceanía.

La labor del misionero es el anuncio del evangelio porque este anuncio atiende a la dignidad de la persona en su integridad.

 

P- En esta línea, el Santo Padre ha puesto de relieve la actividad misionera como ejemplo para toda la Iglesia

Efectivamente, el Papa ha destacado varias ideas en torno a la labor misionera. La labor misionera es paradigma de la pastoral de la Iglesia –  suscitar la pregunta de la Fe.

En esta Nueva Evangelización en la que nos encontramos, el Santo Padre nos hace volver la mirada a la actuación de los misioneros: la metodología de la fe arranca de la labor misionera.

Otra idea que señala el Santo Padre es que la cooperación misionera no es facultativa si no que es inherente a la Fe. Desde el Papa hasta el último bautizado, todos los católicos tenemos no la obligación, si no la necesidad, de provocar en el otro el interés por Jesucristo.

El Papa habla mucho de salir:  Salir de nosotros mismos para ir a la otra orilla y esto no es un gesto más o menos bonito…. supone quemar las naves, supone que no vas a volver a tu casa… etc. hace poco hablaba con una misionera que se encuentra en El Cairo y a la que queremos traer para la Jornada Misionera y me decía “no sé si podré ir…”, ha vivido los enfrentamientos, los saqueos… ella sí sabe lo que significa expropiarse de todo.

 

P- En su mensaje para la Jornada del DOMUND de este año el Santo Padre enfatiza esta importancia del anuncio del Evangelio por parte de los misioneros destacando que la Iglesia no es una “ONG más”, ¿no choca esta imperativa labor misionera con algunas concepciones de la libertad de conciencia?

Existe una corriente, incluso dentro de la Iglesia, que parece tener miedo a hablar del anuncio del Evangelio como base de la labor misionera considerándola algo impositivo. En este sentido, siempre me remito al primer mensaje que, con motivo de la Jornada Mundial de las Misiones, escribió Juan Pablo II en 1978, destacando que los misioneros no imponen la Fe, proponen la fe; pero la propuesta ha de ser explícita.

El respeto a la libertad de conciencia no puede ser una coartada para enmascarar  la cobardía de un misionero en tierra de misión, como tampoco el afirmar que “la misión ya está aquí” puede ser una coartada para no salir de nuestra comodidad y responder a una llamada misionera integral.

En esta línea, el próximo sábado 21 de septiembre comenzará la Escuela de Animación Misionera. Durante tres meses sacerdotes, religiosos laicos… se estarán formando para ir posteriormente a países diversos como misioneros. No podemos dejar de responder a la llamada misionera.

 

CartelA4domund2013P- La Jornada del Domund de este año coincide prácticamente con la clausura del año de la Fe ¿ Ha sido la Fe uno de los puntos fundamentales de esta campaña?

Si me pregunta, “¿Cuál ha sido nuestra campaña “nuclear” del Año de la Fe?2 Aunque pueda sorprender le diré que ha sido el Rosario Misionero. La oración es la mejor campaña y el mejor instrumento para animar la misión. Nosotros tenemos este instrumento tan simpático, que es el Rosario Misionero, en el que cada decenario corresponde a un continente. Durante este año hemos repartido más de 30.000 rosarios, lo que significan muchas oraciones con intención misionera.

 

P- En estos momentos, tenemos conciudadanos nuestros misioneros en zonas de grave conflicto como Siria, Egipto o Centroáfrica ¿Cómo viven desde las OMP estas situaciones?

Los misioneros son testigos de fidelidad a la vocación recibida allí donde se encuentran. La mayor parte de ellos son religiosos y dependen de sus comunidades por lo que la información que tenemos es pequeña. Sin embargo, en estos momentos graves, su permanencia es parte de su vocación. A veces los superiores de las congregaciones y sobre todo, las embajadas les obligan a marcharse, pero ellos quieren permanecer allí, fieles a la llamada de Dios, con su gente.

 

P- España ha sido tierra de grandes misioneros, en la actualidad, muchos de ellos son de avanzada edad, ¿significa esto que hemos perdido ardor misionero?

La edad es otro testimonio de fidelidad. A veces pensamos que los mayores ya no son ‘utiles, la sociedad actual ha relegado a las personas mayores a una residencia. En el caso de los misioneros yo hago un paradigma similar al de los abuelos en casa: un abuelo en casa es testimonio de madurez, sabiduría, humildad.

El 54% de los misioneros españoles tiene entre 70 -90 años, sociológicamente esto tiene una lectura terrible para la sociedad de hoy, eclesialmente tiene una lectura fantástica: son un ejemplo de fidelidad para esas iglesias nacientes en las que continúan.

(Mª José Atienza/ Agencia SIC)

Licencia Creative Commons
Este obra de Agencia SIC está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.
Basada en una obra en www.agenciasic.com.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 38356 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).