Seguridad alimentaria, prioridad para Cáritas Española

A camp for internally displaced people outside Um Labassa in Sudan's Darfur region.Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, la red Cáritas reitera su llamamiento a los líderes mundiales para que se comprometan en la lucha por la erradicación del hambre y reconozcan el derecho a la alimentación de toda la familia humana. Cáritas apuesta, además, por el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, que es el tema central del Día Mundial de la Alimentación para este año, que se ha celebrado ayer miércoles 16 de octubre.

Para ello, Cáritas apoya la creación de procesos agroalimentarios que utilicen los recursos de manera eficiente desde los campos de cultivo hasta las mesas; que apliquen métodos y herramientas para controlar las pérdidas, al tiempo que respeten el entorno; y que atajen el escandaloso desperdicio de los alimentos que tiene lugar en una parte del planeta, mientras en la otra millones de personas viven con hambre.

Uno de cada cuatro africanos pasa hambre

Según el último informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), unos 842 millones de personas estuvieron malnutridas y padecieron hambre crónica entre 2011 y 2013. El informe muestra que África es la región del mundo con la prevalencia más alta de malnutrición. De hecho, se calcula que uno de cada cuatro africanos pasa hambre. Esta situación compromete las capacidades físicas y mentales de vida de las nuevas generaciones, ya que se estima que el 26 por ciento de los niños del mundo sufren retrasos en su crecimiento y el 31 por ciento tienen déficit de vitamina A.

Si bien el informe reconoce que ha habido avances en la lucha contra el hambre en el mundo, insiste en la necesidad de acometer un mayor esfuerzo para alcanzar en 2015 el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, es decir, la erradicación de la pobreza extrema y el hambre.

Los países del Norte encarnan la otra cara del problema. Según Cáritas Europa, en nuestro entorno un tercio de los alimentos producidos para consumo humano (algunas fuentes hablan de la mitad) se pierde o desperdicia. Esta sangrante paradoja es efecto directo de un sistema injusto, que no concibe la alimentación como un derecho humano, que permite la especulación en el precio de los alimentos y que impide una distribución equitativa de los mismos a nivel internacional.

Seguridad alimentaria, prioridad para Cáritas Española

Una de las líneas prioritarias de trabajo Cáritas Española se centra en impulsar el derecho y acceso a la alimentación de las personas que viven en los países del Sur.

Para avanzar en ese objetivo, Cáritas viene apoyando desde hace décadas cientos de programas de seguridad alimentaria entre las comunidades más vulnerables de distintas regiones del mundo. Estos proyectos van desde la respuesta humanitaria ante emergencias alimentarias hasta programas de desarrollo sostenible orientados a mejorar la disponibilidad y el acceso a los alimentos, y al empoderamiento de las comunidades rurales para exigir sus derechos en materia  de alimentación.

Cáritas, además, impulsa diversas campañas por el derecho a la alimentación y  desarrolla una intensa labor de incidencia pública para que la comunidad internacional aúne esfuerzos en la lucha contra el hambre, una de las mayores lacras humanas y morales del mundo actual.

El derecho a la alimentación es, para Cáritas, “el derecho a tener acceso, individual o colectivamente, de manera regular y permanente, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, así como a los medios necesarios para producirla, de forma que se corresponda con las tradiciones culturales de cada población y que garantice una vida física y psíquica satisfactoria y digna”.

Apuesta de la red Cáritas

Para alcanzar este objetivo, la red Cáritas apuesta por:

– Marcarse como prioridad la “política de hambre cero”, mediante profundas reformas estructurales en varios niveles que aseguren un sistema alimentario sostenible, equitativo y eficaz, capaz de acabar con el hambre en el mundo en 2030 y de alimentar a 9.600 millones de personas en 2050.

– Apoyar en los países en desarrollo la agricultura ecológica y familiar, respetuosa con las tradiciones, el medio ambiente y el uso adecuado del agua, como un elemento clave para combatir el hambre y garantizar el derecho a la alimentación para muchos grupos vulnerables.

– Mejorar los sistemas de producción, almacenamiento, distribución y acceso a los mercados locales, para contribuir a la sostenibilidad de los sistemas alimentarios y productivos del Sur.

– Evitar la especulación alimentaria, mediante instrumentos de control que eviten el alza persistente de precios, y abandonar, de forma gradual, la producción de agrocombustibles a gran escala.

– Luchar contra el acaparamiento de tierras, promoviendo unas directrices sobre gobernanza responsable de la propiedad de la tierra, la pesca y los bosques en un contexto de seguridad alimentaria nacional.

– Intentar evitar las consecuencias destructivas del cambio climático. Ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a su suelo (muy erosionado) y a los ecosistemas dañados por el cambio climático. Apoyar proyectos de prevención de desastres naturales y otros basados en agroecología y conservación del agua.

– Trabajar la resiliencia, incluyendo sistemas de alarma temprana para reducir los riesgos en caso de desastres. Las crisis recientes del Cuerno de África y del Sahel demuestra la falta de apoyo a las pequeñas explotaciones y ganaderos de esas regiones.

Campaña de Caritas Internationalis contra el hambre y la pobreza

El compromiso de la Red Cáritas con el acceso a la alimentación en los países del Sur va todavía más allá. Fruto de esa responsabilidad, Caritas Internationalis ha gestado una campaña mundial en pro del derecho a la alimentación que se lanzará el próximo 10 de diciembre bajo el lema “Una familia humana sin hambre ni pobreza”.

Esta campaña, cuyo lanzamiento apoyará con un gesto el propio Papa Francisco y en la que Cáritas Española participará activamente, se prolongará hasta mayo de 2015.

Campaña “Derecho a la alimentación. Urgente”

Asimismo, Cáritas Española participa desde 2003 –junto a las organizaciones Acción contra el Hambre, Ayuda en Acción, Ongawa y Prosalus– en la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente”. Se trata de una iniciativa a nivel nacional que trabaja para dar a conocer a la opinión pública la realidad de la inseguridad alimentaria que se vive en los países del Sur, e impulsar una labor de incidencia política para respaldar jurídicamente el derecho humano a la alimentación.

Ante el Día Internacional de la Alimentación, esta campaña denuncia que la mayoría de los sistemas alimentarios no son sostenibles y propone como camino para conseguirlo:

– Priorizar la realización del derecho humano a la alimentación por encima de otros intereses

– Anteponer el valor nutricional de la alimentación a las estrategias de marketing y publicidad nutricionalmente dañinas.

– Respetar y proteger el medio ambiente, los recursos naturales y la biodiversidad en los que se deberá apoyar la seguridad alimentaria de las generaciones futuras.

– Asumir un compromiso decidido para afrontar la lucha contra el hambre y la malnutrición, garantizando el acceso de todas las personas a dietas sostenibles.

– Apoyar programas de desarrollo

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43542 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).