Tu fe te ha salvado

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca    El Evangelio de esta semana termina con una contundente afirmación de Jesús que nos hace descansar en la esperanza, me refiero a lo que le dice al leproso que vuelve para darle las gracias por su curación: “Tu fe te ha salvado”. La fe es el don más grande que Dios nos regala y como sabemos que procede de Él será necesario acudir a pedírsela, pero manifestando una adhesión total, llena de amor. El ejemplo que nos narra el evangelista es un desarrollo del agradecimiento por el bien recibido, los diez leprosos que se nos presentan le hacen caso a Jesús, se fían de su palabra y se ponen en camino para presentarse a los sacerdotes, aunque todavía no habían sido curados. Lo que les pide el Señor es una prueba de confianza, porque les manda a quienes podían certificar que estaban limpios, aunque todavía su carne estaba enferma, pero se fiaron. Yendo de camino, alcanzaron todos la curación, la recibieron por su fe. Sólo uno volvió a darle las gracias, un extranjero, el que tuvo el privilegio de oír del mismo Jesús que la razón de su curación fue la fe. A este no se le olvidará nunca y cuidará de mantenerla.

Que conozcan todos, que nuestro Dios es amor, decía San Juan de Ávila, y hoy sabemos por qué, ya que nos conoce, está cercano a nosotros y no se desentiende de nuestras necesidades, sino que les sale al encuentro siempre en el momento oportuno. Es un momento para recordar lo esencial, tal como nos lo recuerda el Concilio Vaticano II, los cristianos creemos que el mundo, «creado y conservado por el amor del Creador, está esclavizado bajo la servidumbre del pecado, pero liberado por Cristo, crucificado y resucitado (Cfr. Gaudium et Spes 2). Dios nos libera, para esto ha venido Jesús en medio de nosotros, como Salvador. Este es el centro de la predicación de los primeros discípulos, un mensaje que debemos hacerlo vivo, hacer que baje al corazón, para creerlo como tuyo: «En ningún otro hay salvación, pues ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos» (Hech 4, 12).

Os propongo imitar al samaritano para volver el rostro a Jesús y darle gracias por todo lo recibido, por el don de la vida y por el don de la fe. Todo lo que hemos recibido ha sido un regalo, fruto de la benevolencia de Dios. Su protección maravillosa nos está dando lo que necesitamos para vivir, hasta el aire que respiramos.

Feliz domingo.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 362 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.