Nuestros hermanos sacerdotes ancianos

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell    Queridos hermanos en el Señor:  Os deseo gracia y paz.

Nuestros sacerdotes mayores han ido envejeciendo a base de mucho sacrificio personal, de una entrega incondicional y de una gran capacidad de trabajo.  En sus conversaciones habituales rememoran los tiempos pasados en el Seminario, tiempos de privaciones, de escasez material, de convivencia, de estudio serio, de grandes profesores cuya talla intelectual y educativa queda engrandecida con el paso de los años.  En sus fotografías más antiguas aparecen sus padres, sus familiares directos y el grupo más grande del círculo de parientes. Muchas de esas personas ya han fallecido. Casi todas. El recuerdo se vuelve lágrima furtiva, la memoria evoca vínculos que el paso del tiempo no desdibuja.  Algunos de nuestros sacerdotes más ancianos continúan trabajando con ilusión. Parecen hechos de un material distinto, más recio, más fuerte, más firme. Viven una especie de nobleza de espíritu. Están siempre disponibles. Aprendieron una serie de virtudes que quedaron plasmadas en los más recónditos pliegues de su personalidad.

Otros han experimentado el zarpazo de la enfermedad. Algunos achaques, débiles al principio, se han vuelto crónicos. La salud ya no responde. El organismo ha dejado de ser joven. Sus posibilidades físicas son limitadas.

Todos ellos merecen nuestro reconocimiento, nuestra sincera gratitud. La catequesis, la religiosidad popular, las celebraciones litúrgicas, la oración personal, la atención del despacho parroquial, la visita a los enfermos y un gran número de actividades han llenado de color y sentido sus jornadas.

En las poblaciones más insignificantes de nuestra diócesis llevaron a cabo iniciativas de carácter social, cursos de promoción de la mujer, de mecanografía, de costura, de alfabetización de adultos. Los primeros televisores llegaron a los clubes parroquiales de los pueblos. Las cooperativas aglutinaron esfuerzos y encauzaron nuevas formas de rendimiento en la producción agrícola.

Los sacerdotes han utilizado los medios de locomoción que han marcado un progreso sucesivo en el sistema de comunicación a través de los senderos, caminos y carreteras. Para cumplir con sus obligaciones pastorales se han desplazado a pie, en asno o caballería, en bicicleta, en moto, en los primeros utilitarios, en vehículos de diversos modelos y en cualquier otro medio que les permitiese acudir para atender, acompañar y alentar la fe de sus feligreses.

También reconocen sus incertidumbres, su preocupación respecto de las generaciones jóvenes, su inquietud por el futuro. Con su entrega han escrito páginas ejemplares de disponibilidad y dedicación, de adhesión confiada a Jesucristo y de participación convencida en la vida y la misión de la Iglesia.

Son mayores, pero siguen siendo sacerdotes. Son ancianos, pero continúan siendo nuestros hermanos más queridos y necesitados. Son presbíteros, en el más pleno sentido de la palabra.

A todos ellos, ¡gracias! Con el ejemplo de todos ellos es posible afrontar con ilusión la labor de cada día. Rezamos por todos ellos. Nos sentimos unidos a todos ellos.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

 

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 360 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.