Nuestros Mártires del Siglo XX

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol    El próximo domingo tendremos la satisfacción de acoger en Tarragona la beatificación de 522 de mártires, con la peculiaridad de que son del siglo XX, por lo que quedan aún parientes vivos y testimonios directos en muchos casos.

Confieso que me estremezco cada vez que pienso en estos mártires. Miro sus caras —sus fotografías—, sus biografías, jóvenes algunos, mayores otros, de todas las partes de nuestra geografía. Son rostros cercanos. No hace tanto de su martirio: 75 o 76 años… Viven aún sus familiares próximos.

Estamos ante la ceremonia de beatificación más numerosa de la historia de la Iglesia. Y, sin embargo, no importa el número. Miro a cada uno. Cada uno ha dado su vida amando, perdonando. Desde el queridísimo Obispo Borrás hasta el último de los que serán beatificados: todos nos dan ejemplo de amar, de perdonar infinitamente. Son corazones generosos, limpios. Porque amar a Dios es inmediatamente amar a todos, sin excepción; como nos enseñó Jesucristo: amad a vuestros enemigos, nos dijo.

Vale la pena estos días bucear en cada uno de los nuevos mártires y en su martirio. Son ejemplos muy cercanos, en primer lugar para nosotros, los cristianos. Me lo digo a mi mismo. Pienso que nos enseñan a perdonar a nuestros hermanos, sin ningún límite. Es el camino de Jesús, el que siguió Él mismo: morir en la Cruz por amor y perdonando.

Los mártires fueron víctimas inocentes de una persecución religiosa que vivió nuestro país en medio de una guerra fratricida. La guerra es el desastre humano total. Es un fracaso de todos. Pienso sinceramente que los nuevos mártires nos están enviando desde el Cielo un mensaje clarísimo: que nos hemos de perdonar, todos a todos.

Y perdonar no es sólo olvidar, es llegar a querer al otro. Esta es la caridad cristiana. ¿Pero perdonar, olvidar, no será una ingenuidad? Además, ¿es posible llegar a este extremo de altruismo, de amar a tus enemigos? Esta es precisamente la fuerza del martirio: su credibilidad. Con la entrega de su vida, de su única vida en la tierra, dan testimonio de que sí es posible hacerlo. Y, además, nos indican que ése es el camino de la felicidad de la que ahora se declarará solemnemente que gozan en el Cielo. Esa es la gran fiesta que nos disponemos a celebrar los cristianos y todos lo hombres de buena voluntad en Tarragona el próximo día domingo, día 13, y a la que estáis todos invitados.

Al expresar el íntimo gozo que siente la Iglesia de Tarragona por la beatificación inminente, acudo a la Virgen María, Reina de los Mártires, como rezamos en las letanías del Rosario, para que Ella nos ayude a seguir el ejemplo de estos testigos de la fe que pusieron en Dios su esperanza y derramaron su caridad incluso con aquellos que les quitaban la vida.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.