“Reinan con Cristo para siempre” – Carta pastoral con motivo de la beatificación de cuatro mártires de la diócesis de Tarazona. (I)

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández    Queridos hermanos y amigos:

En las próximas semanas quiero compartir con vosotros la carta pastoral que con motivo de la beatificación de cuatro mártires de nuestra Diócesis he escrito.

Dentro del marco del Año de la fe, el próximo día 13 de octubre, en Tarragona, la Iglesia en España celebra un acontecimiento importante: la beatificación de 522 mártires españoles del siglo XX, testigos de la fe durante la persecución religiosa que se produjo en España entre los años 1936 y 1939.

En este números grupo hay tres obispos, sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas de distintas órdenes y congregaciones, seminaristas y laicos que dieron testimonio de su fe con el derramamiento de su sangre y perdonando a quienes les quitaban la vida.

Los mártires que serán beatificados proceden a su vez de casi la totalidad de provincias españolas y se ha elegido la diócesis de Tarragona para acoger esta gran celebración ya que en esta ciudad se conserva la tradición de los primeros mártires hispanos. Allí, en el anfiteatro romano el año 259, dieron su vida por Cristo el obispo San Fructuoso y sus diáconos San Eulogio y San Augurio. San Agustín sentía gran admiración por estos tres mártires hispanos, y escribió uno de sus sermones para la misa de su festividad.

El obispo Manuel Borrás, auxiliar de la sede tarraconense, junto con varias decenas de sacerdotes de aquella diócesis, vuelven a hacer de ésta en el siglo XX una iglesia preclara por la sangre de sus mártires. Por estos motivos, la Conferencia Episcopal ha acogido la petición del Arzobispo de Tarragona de que la beatificación del numeroso grupo de mártires de toda España, prevista casi como conclusión del Año de la fe, se celebre en aquella ciudad.

Dentro de este numeroso grupo de mártires nuestra Iglesia Diocesana cuenta con la dicha de tener entre ellos a cuatro miembros de nuestra diócesis de Tarazona: El Hno. Antonio Arrué Peiró, orionista, de Calatayud; Fray Cruz Ibáñez López, hermano de San Juan de Dios, de Saviñán; y las hermanas Madre Mª Monserrat García Solanas, religiosa mínima, y su hermana Lucrecia García Solanas, laica, ambas de Aniñón.

Estos mártires se unen a los ya proclamados beatos con anterioridad en nuestra diócesis por el beato Juan Pablo II a lo largo de su pontificado y también por Benedicto XVI. Es importante recordarlos con motivo de estas nuevas beatificaciones, ya que son un testimonio de que la fe que recibieron en sus familias y en sus parroquias fructificaron con el testimonio más alto que de la vida cristiana se puede dar: el derramamiento de la propia sangre en confesión de la fe.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 269 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.