Ordenados tres nuevos sacerdotes en la diócesis de Mérida-Badajoz

Iglenca 220913Los tres diáconos de la diócesis de Mérida-Badajoz, Domingo Sánchez, Jesús Orellana y Tony Kiely se han ordenado sacerdotes este sábado 21 de septiembre. Lo hacían de manos del Arzobispo, Mons. Santiago García Aracil, en la Catedral de Badajoz, en el mismo día en que el propio Arzobispo conmemoraba 50 años de su propia ordenación sacerdotal.

Los días previos a su ordenación, los tres se muestran muy felices y actualizan recuerdos en la hoja diocesana Iglesia en camino que se ha publicado para esta semana. Cómo llegaron al Seminario y cómo fue su periodo de formación, se preguntan dónde iniciarán su nueva etapa como sacerdotes.

Tony recuerda que empezó “viniendo de vacaciones y quedándome un tiempo porque estaba contento en Badajoz. Empecé a trabajar como profesor de inglés. Siempre he sentido la llamada, siempre, hasta un momento que no pude poner más excusas y entré en el Seminario”.

Tanto Jesús como Domingo reconocen haber sentido la vocación mucho antes de dar el salto, algo que se produjo por detonantes concretos en cada caso. Domingo asegura que “todas la vivencias de mi vida me han ayudado a ser la persona que soy hoy, pero es verdad que hay un empujón final que te lleva al Seminario. En mi caso fue vivir una experiencia con jóvenes haciendo el Camino de Santiago y ver cómo trabaja ahí un cura y cómo entrega su vida en esas circunstancias.

Eso fue el detonante de todo lo que había estado desde el principio”. Jesús, por su parte, sintió la vocación sacerdotal desde pequeño, “pero luego -manifiesta- cuando vas creciendo, la misma familia y la fe que se transmite en ella, la parroquia… uno va diciendo que por qué no planteárselo como una cosa más. Ya en los años de adolescencia pasas un poco más del “tema”. Pero el detonante para mí fue cuando murió mi padre, esa experiencia en la que no sabes dónde agarrarte, dónde poner tu vida. Yo me encontré bastante solo y fue la fe la que me hizo tirar para adelante y, sobre todo, retomar esa historia de amor que el Señor desde un principio tenía para mí. Le dije sí al Señor por tanto amor que me mostró en ese momento”.

En el Seminario

La etapa en el Seminario es recordada por los tres con cariño. Jesús nos cuenta que ha pasado siete años allí. “Ha sido -recuerda- una etapa bastante buena porque son años de formación, de discernimiento, de ver si esto es realmente lo tuyo, si te gusta y, sobre todo, si tienes vocación, si el Señor te llama. Lo bonito de todo es que vas descubriendo al Señor, a los demás y a ti mismo para hacer lo que el Señor te pide”.

Domingo llama la atención sobre lo que ahora empieza. “Aunque parezca que hemos llegado a una meta –declara- estamos en el camino porque hemos encontrado esa Verdad que es el Señor y seguimos en Ella. Es verdad que a la gente le llama la atención que seamos tan jóvenes y tengamos las ideas tan claras. Eso hace que se cuestionen su relación con el Señor, tienes muchas conversaciones con diferentes personas y eso también nos hace madurar a nosotros y nos hace sacar fuera todo lo que estos años hemos estado viviendo en el Seminario”.

Experiencia pastoral

Desde que fueron ordenados diáconos venían realizando una experiencia pastoral en diferentes parroquias de la Diócesis. Tony destaca que ha sido una etapa muy bonita porque se ha visto apoyado por la gente de Villafranco del Guadiana, donde ha estado, y por su párroco, Francisco Romero.

Domingo, que ha estado en Valdivia y Entrerríos, nos cuenta que en estos días “nadie nos quita los nervios, pero estamos tranquilos porque no solamente vamos a vivir una celebración, esa celebración forma parte de la historia que venimos viviendo desde hace mucho. Han sido unos cuantos años en el Seminario y lo que vivimos ahora es un momento más, una etapa que vamos a iniciar y la verdad es que estamos muy ilusionados, sobre todo también por la familia. Para ellos, indudablemente, forma parte de sus vidas, no solamente para nosotros, que estamos muy felices, sino también por ellos”.

Jesús también ha realizado su experiencia pastoral como diácono en dos pueblos, La Parra y Feria. Para él, la gente de los pueblos en los que han realizado su labor como diáconos está muy ilusionada. “Han visto en nosotros un testimonio para una vida muy feliz como es la de sacerdote, así que la gente está muy contenta, no solo por nuestra labor sino por lo que hemos dejado allí y por lo que ellos nos han dado a nosotros, que es mucho”.

Al final todos coinciden con Tony, que afirma que “después de tantos años y un camino largo estoy muy feliz. Va a empezar otra etapa de mi vida, no sé donde voy pero tengo mucha ilusión”.

(Juan José Montes – meridabadajoz.net)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40978 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).