Nuestra fe, el don más grande (10): Vivir creyendo.

Mons. VivesMons. Joan E. Vives      Estamos celebrando el año de la fe, pero no agotaremos ni sus contenidos, ni su dinamismo tan sólo en un año. Debemos seguir viviendo siempre la fe y de la fe… haciendo camino con esperanza. Hay que vivir creyendo.

Cuando en noviembre, en la solemnidad de Cristo Rey, clausuraremos solemnemente en la Catedral y las Parroquias este Año de la fe, quedará todavía bien abierto el camino del día a día para vivir la fe y para vivir de la fe. Porque la fe es un gran dinamismo de vida, de alegría, de caridad, de humildad, de serenidad, de entusiasmo, de compromiso, de paz… Y nos hace vivir totalmente de cara a Dios y de cara al próximo, asumiendo nuestras responsabilidades para con el mundo que nos rodea.

Entrar por la Puerta de la fe, que es Jesús, el cual afirmaba de sí mismo, «Yo soy la puerta!» (Jn 10,7), nos ha abierto una perspectiva llena de belleza y de esperanza a lo largo del año. La fe nos da la unión misteriosa con Dios mismo. Una fe sostenida por el amor a Dios, que nos toma del todo y que toma el todo de nuestra persona. La fe es comunión gozosa con Dios, Padre de misericordia, por el don del Espíritu que Jesucristo nos regala por pura gracia. Aquel que se abre al don, que permanece en el acoger la gracia divina, y se hace merecedor del don de la luz divina en él, éste ve ya de otra manera las cosas, tiene paz y entra en una nueva dimensión, que todo lo transforma, que en todo da una visión nueva, coherente y más alta, ya que todo se unifica en Aquel que la fe nos hace poseer. «La fe es fundamento de lo que se espera, y garantía de lo que no se ve. (…) Por la fe, sabemos…» (He 11,1.3).

Ahora se trata de continuar en el camino emprendido. Siempre a la luz de Jesucristo. «Él, que inició y completa nuestra fe.» (He 12,2), se abre un mundo nuevo, difícil de comunicar y que está hecho de ideas y de sentimientos, de razones y de alegría profunda, de coherencia razonable de lo que podemos llegar a conocer y de certeza de que lo que conocemos es poco y todavía nada acertado… Sólo sabemos que no sabemos, pero que en este no-saber, ya poseemos al que es la Sabiduría, ya vivimos en Aquel que nos ha amado hasta dar la vida, Jesucristo. Porque Él será el Camino de acceso a Dios. «Nadie va al Padre sino por Mí» (Jn 14,6). Dios se nos muestra como Verdad plena, eterna, luminosa, que se da a conocer a los que le aman. Fe y amor se entrecruzan, se complementan y son dos dimensiones de una sola acogida del amor de Dios en el propio corazón, siempre misteriosa y siempre diversa de lo que nosotros creíamos: «Para venir a lo que gustas, has de ir por donde no gustas. Para venir a lo que no sabes, has de ir por donde no sabes. Para venir a poseer lo que no posees, has de ir por donde no posees«, enseña San Juan de la Cruz en la «Subida al Monte Carmelo».

Propongámonos continuar creciendo en la fe durante este curso que acabamos de empezar, y siempre. Dios continuamente se nos presenta como el «Dios siempre más grande» que podemos conocer pero no dominar ni agotar. La Eucaristía será nuestro alimento, y la Palabra de Dios, conocida y querida, que con la oración personal y la caridad desinteresada deben llenar los días del nuevo curso. La comunidad eclesial nos ayudará, con los medios de acción pastoral que tenemos al alcance. Vivamos la alegría de ser hijos de Dios y miembros de la gran familia que es la Iglesia. Y llamemos a muchos a compartir la alegría que ya poseemos.

+ Joan E. Vives

Arzobispo Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 350 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).