ORDENACIÓN EPISCOPAL – Escrito episcopal para el domingo 15 de septiembre, con ocasión de la ordenación episcopal de D. Ángel Fernández Collado

Mons. Braulio Rodríguez PlazaMons. Braulio Rodríguez       La benevolencia del Santo Padre y su preocupación por todas las Iglesias tendrá una concreción en la Iglesia de Toledo el domingo 15 de septiembre, cuando los Obispos presentes en la Catedral impongamos las manos sobre la cabeza de D. Ángel Fernández Collado y sea ordenado Obispo Auxiliar de la Archidiócesis. Entrará de este modo en el Colegio Apostólico con la autoridad del Papa Francisco. Como Iglesia en Toledo os invito a dar gracias a Su Santidad por D. Ángel; ayuda para mí y para vosotros. El ministerio episcopal será, pues, ejercido por el nuevo Obispo en nuevos campos de acción pastoral.

Os pido vuestra oración ante el Señor por este hermano; os recuerdo que el sacramento del Orden se confiere mediante la imposición de manos y la oración. La imposición de manos se realiza en silencio, porque la palabra humana enmudece en este momento. El alma del está siendo ordenado se abre al silencio de Dios, cuya mano se alarga hacia él, hombre débil como todos, lo toma para sí y, a la vez, lo cubre para protegerlo, de modo que sea propiedad de Dios, le pertenezca del todo y le introduzca a los hombres en las manos de Dios.

Como es lógico, a lo largo de mis 25 años episcopales, he ordenado con otros prelados a unos cuantos Obispos; pero será la primera vez que presidiré esta impresionante celebración, una vez haya sido leído el mandato apostólico que nos permite la ordenación de D. Ángel. La oración que sigue a la imposición de las manos es de una profundidad grande. La ordenación episcopal es en realidad un acontecimiento de oración. Ningún hombre puede hacer a otro sacerdote u obispo. Es el Señor mismo quien, a través de la palabra de oración y del gesto de la imposición de las manos, asume a este hombre totalmente a su servicio y lo atrae a su propio sacerdocio. Jesucristo mismo consagra a sus elegidos. Él, Sumo Sacerdote, le concede la participación en su sacerdocio, para que su Palabra y su obra salvífica estén presentes en todos los tiempos. Quienes estéis en la Catedral o sigáis la ordenación por el Canal Diocesano, fijaos el momento en el que, durante la oración consecratoria, se abre sobre el candidato el Evangeliario, el libro de la Palabra de Dios. El Evangelio debe penetrar en él, invadirlo, pues Cristo mismo es el Evangelio.

El consagrado debe ser colmado, pues, del Espíritu de Dios y vivir a partir de Él. Debe llevar a los pobres el alegre anuncio, la verdadera libertad y la esperanza que permite vivir al hombre y lo sana. La ordenación no es una toma de posesión, de un poder que encumbra al Obispo. Su sacerdocio no es dominio, sino servicio. Por eso se le pide al Obispo ordenado fidelidad, pues se le ha confiado un gran bien, que no le pertenece. La Iglesia, como repetía Benedicto XVI, no es la Iglesia nuestra, sino la Iglesia de Jesús, la Iglesia de Dios. No atamos a los hombres a nosotros; no trabajamos para nosotros, sino que conducimos a los hombres hacia Jesucristo y así al Dios vivo.

Al que es ordenado Obispo se le pide también la prudencia, que no es astucia o dotes para engañar y persuadir; es una virtud que indica el primado de la verdad como criterio de nuestra actuación. Unido a esto, el que sirve a Jesucristo en el ministerio episcopal es bondadoso, según aquella parábola de Jesús, en la que dice: “Siervo bueno y fiel…, entra en el gozo de tu señor” (Mt 25, 21.23). Bueno, en sentido pleno, es sólo Dios. Él es el Bien, el Bueno por excelencia, la Bondad en persona. Por ello, en una criatura –en el hombre- el ser bueno se basa necesariamente en una profunda orientación interior hacia Dios. De ahí que la bondad crece en nosotros uniéndonos interiormente al Dios vivo. Nos convertimos en siervos buenos mediante nuestra relación viva con Jesucristo.

Para el nuevo Obispo Auxiliar, D. Ángel, pedimos al Señor fidelidad y bondad, junto con la prudencia a la hora de gobernar según el estilo de Jesucristo. A la Madre Dolorosa, que sufrió por la pasión y muerte de su Hijo y por los pecados de los hombres, confiados también a su maternal intercesión, la acompañamos hoy y la invocamos en la Iglesia de Toledo, para que el ministerio episcopal del nuevo Obispo sea gracia y servicio del Señor.

X Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

 

Mons. Braulio Rodríguez
Acerca de Mons. Braulio Rodríguez 314 Articles
Don Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Estudió en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos. Ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre. En 1995 fue nombrado obispo de Salamanca. El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como arzobispo de Valladolid. Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.