A un mes vista de un día histórico

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol    Dentro de poco más de un mes, el próximo día 13 de octubre 2013 quedará inscrito en la historia de la archidiócesis de Tarragona como histórico y memorable, ya que junto con nuestros mártires, serán beatificados también otra multitud de siervos de Dios, originarios de diversas diócesis y congregaciones religiosas de España, víctimas de la persecución religiosa del siglo XX. Desde ahora sus nombres estarán inscritos en el Martirologio de la Iglesia y serán objeto de veneración y de culto.

Con ello, la Iglesia sólo desea exponer a la luz, ante todo, el testimonio de hombres y mujeres que murieron por causa de Cristo. Es decir, que si no hubieran sido de Cristo o no hubieran tenido fe, no los habrían matado violentamente. Y no les admira como héroes, sino como testigos de la fe. No es la muerte violenta lo que hace que uno sea mártir, sino la causa de esta muerte. Los mártires morían por Jesucristo, y tenían la certeza de que el destino de Cristo en la gloria era su propio destino. Jesucristo es la causa y el fundamento de todo martirio.

La glorificación de estos mártires es, en definitiva, una proclamación de paz y de reconciliación. Su martirio es una lección ante la historia y un ejemplo a seguir por los cristianos. Al fin y al cabo, la valentía de los mártires ante la muerte violenta no fue mérito suyo, sino una gracia de Cristo. La Iglesia, cuando beatifica a estos siervos de Dios, no lo hace por venganza, ni siquiera para una reparación de la justicia humana, sino para afirmar que el bien es siempre superior al mal. Es muy apropiado que Tarragona acoja esta emotiva ceremonia ya que, como hemos dicho en muchas ocasiones, el primer fulgor del martirio en tierras de Hispania brilló en la antigua Tarraco con el de los santos Fructuoso, obispo, y de sus diáconos Augurio y Eulogio. Por ello, la ceremonia de beatificación debe ser una fiesta compartida por las Iglesias de España, en comunión con el Santo Padre.

Con gran alegría invito a todos a participar en esta celebración en la que nos uniremos a las diócesis hermanas y a las familias religiosas, que acudirán a Tarragona para participar en una jornada que desearía hicierais íntimamente vuestra. Durante su vida el obispo Manuel Borràs Ferré y sus compañeros mártires formaron parte de las Iglesias que peregrinan en España y las sirvieron hasta el final, hasta derramar la sangre. Es justo, pues, que estas Iglesias estén presentes en la hora de su glorificación, recojan con amor su testimonio y den gracias a Dios. Es el mismo Espíritu quien nos une en la profesión de una misma fe, una fe por la que murieron los mártires. Que este día sea un día de alabanza a nuestro Salvador, y que, por la intercesión de tantos hombres y mujeres que murieron por causa de la palabra de Dios, nos sean dadas la verdadera libertad de espíritu, la firmeza y la pureza de la fe.

Tarragona, ciudad acogedora por excelencia, crisol de pueblos y de culturas, puerta del Cristianismo en España, abre ya sus brazos a los fieles de las diferentes diócesis españolas y les anima a que se unan a su alegría con motivo de un acontecimiento eclesial tan feliz.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.